Diario Vasco

Los detenidos por el butrón de Egia están en libertad

  • La falta de pruebas concluyentes de su participación en el asalto a Kutxabank llevó a la autoridad judicial a dejarles libres

Las dos personas que fueron detenidas a mediados del mes de agosto por su presunta implicación en el atraco con butrón, cometido en una sucursal bancaria del barrio donostiarra de Egia, se encuentran en libertad. La «endeblez» de las pruebas que la Policía aportó en el juzgado, según señalan fuentes cercanas al caso, obligaron a la autoridad judicial a decretar la libertad reclamada por la defensa de los sospechosos. Pese a la decisión judicial, la Ertzaintza está convencida de que los investigados tomaron parte en el asalto y trata de reunir evidencias que posibiliten el procesamiento de ambos.

El atraco se cometió a primera hora del 11 de agosto, en la sucursal que Kutxabank tiene en la confluencia de las calles Egia y San Cristóbal. Al menos uno de los autores logró entrar tras practicar un butrón desde un garaje situado en la calle San Cristóbal que se encontraba en desuso. Cuando los empleados llegaron fueron intimidados con armas de fuego, maniatados con bridas y conminados a abrir la caja de seguridad donde se guardaba el dinero. Como quiera que dicha caja está dotada de un sistema retardado de apertura, fue necesario esperar la media hora de rigor. Transcurrido el plazo, la banda consiguió lo que buscaba.

Las fuentes consultadas indicaron que los autores estaban siendo vigilados por efectivos de la Ertzaintza que seguían sus pasos desde hace varios meses. Sin embargo, por motivos que se ignoran, los atracadores lograron salir de la sucursal sin ser vistos por los agentes que estaban en las proximidades y emprendieron la huida con un botín de 50.000 euros.

A partir de ese momento se desplegó un operativo que ese mismo día permitió detener a dos personas. Sin embargo, la Policía no halló en poder de los sospechosos ningún elemento que pudiera relacionarles de manera concluyente con el delito que se había cometido.

En el posterior registro que se practicó en el barrio de Martutene tampoco se encontraron evidencias incriminatorias. En poder de los detenidos solo se halló una cantidad de dinero, unos dos mil euros, que, de momento, no se ha acreditado que procediera del robo. Además, los sospechosos fueron sometidos a una rueda de reconocimiento, sin que ninguno fuera identificado. Entre los detenidos se encontraba uno de los atracadores que en 1981 intervino en el asalto al Banco Central de Barcelona. Se trata de un varón de 60 años que en la declaración que prestó negó su implicación en el robo.

Tras el arresto y una vez se cumplimentaron las diligencias, los sospechosos fueron conducidos a presencia de la autoridad judicial. La defensa solicitó la puesta en libertad al estimar que no había pruebas incriminatorias.