Diario Vasco

Expertos dicen que la prueba de ADN contra Ibar carece de valor

Pablo Ibar habla con Alan Ross, uno de sus abogados.
Pablo Ibar habla con Alan Ross, uno de sus abogados. / EFE
  • Ha dado positivo solo en 5 'locis' cuando se requieren entre 13 y 15 para que la muestra sea concluyente

La muestra de ADN aportada por la Fiscalía del Estado de Florida contra Pablo Ibar no sería admitida por ningún tribunal como una prueba concluyente, según afirman expertos consultados. La última evidencia presentada por el ministerio público, obtenida de una camiseta que, dicen, vestía Ibar el día de los hechos, solo ha dado positivo en cinco 'locis', un valor genético que en circunstancias normales llevaría a cualquier juez a rechazarlo como prueba determinante.

¿Qué es el loci? Se trata de una localización específica de un gen o una secuencia de ADN en un cromosoma. Expertos consultados señalan que en casos de identificación genética, los tribunales y cuerpos policiales, de acuerdo a las consideraciones de la comunidad científica, exigen una concordancia de entre 13y 15 'locis' para considerar que la porción examinada se corresponde, sin posibilidad de error, con la de la persona a la que pertenece la muestra. Por debajo de este umbral, las posibilidades de que haya varios individuos que compartan el mismo perfil son más elevadas, de forma que no existiría la certeza de que pertenecieran a un único individuo, por lo que no llegaría a adquirir el rango de prueba definitiva.

Fuentes de la defensa de Pablo Ibar han indicado que el número de 'locis' encontrado en la camiseta con rasgos coincidentes con el perfil del acusado es de cinco, muy lejos por lo tanto de los 14 exigidos. Por lo tanto, no podía ser admitida como concluyente, toda vez que al ser las coincidencias tan pocas, el mismo perfil genético podrían tener otras personas.

Fuentes próximas a la defensa de Ibar no descartan que la evidencia ahora presentada por el fiscal fuera descubierta hace veintidós años cuando la prenda, que fue hallada en el exterior de la casa donde se cometieron los tres asesinatos, fue sometida a los oportunos análisis de ADN. Sin embargo, sospechan que, posiblemente, entonces ya fue desechada por su escaso valor. Ahora, sin embargo, las tornas han cambiado y ante la sequía de pruebas incriminatorias, todo induce a pensar que la Fiscalía se ha visto en la necesidad de echar mano incluso de esta evidencia.

Hay que recordar que el Tribunal Supremo del Estado de Florida, cuando en febrero anuló la pena de muerte a Pablo Ibar y ordenó la repetición del juicio, concluyó que no había pruebas físicas que implicasen al acusado con el triple asesinato. «No tenemos confianza en el resultado del juicio», llegaron a señalar

De momento, el juez Raaj Singhal que presidirá el juicio contra Ibar, no se ha pronunciado sobre esta nueva prueba. Ayer tuvo lugar en el tribunal de Broward County, en Miami, otra conferencia en la que el fiscal ni siquiera planteó la cuestión. Tampoco se decidió si se admitía o no la testifical de Gary Foy, quien afirmó haber visto a Ibar en el vehículo de una de las víctimas poco después de que se produjeran los asesinatos. La defensa se opone a su admisión al considerar que el procedimiento de identificación estuvo dirigido y que, por lo tanto, no es fiable.