Diario Vasco

La Ertzaintza detecta en un tráiler lituano una «sofisticada y nueva» manipulación del tacógrafo

El tacógrafo descubierto en el camión
El tacógrafo descubierto en el camión / ERTZAINTZA
  • El sistema permitía alterar los tiempos de conducción y descanso del chófer, al que se impuso una multa de 6.000 euros

Agentes de la Unidad de Tráfico de la Ertzaintza en Gipuzkoa han detectado un tráiler en el territorio histórico con una "nueva y sofisticada" manipulación del tacógrafo que permitía alterar los tiempos de conducción y descanso del conductor del vehículo articulado.

Según ha informado este miércoles en una nota el Departamento vasco de Seguridad, el vehículo fue detectado en un control de transportes de la Ertzaintza, efectuado el pasado viernes, en la autopista AP-8, a su paso por el término municipal de Irun.

Los agentes de la Unidad de Tráfico inspeccionaron un camión, con matrícula de Lituania, y observaron en un primer análisis fallos de sensor del tacógrafo, así como cortes de corriente de larga duración, lo que eran indicios de una posible manipulación intencionada.

Una sanción de 6.000 euros

Según indica el protocolo, y al tratarse de tacógrafos de última generación, se trasladó el vehículo a un servicio técnico oficial. Además, la Ertzaintza he explicado que los actuales tacógrafos disponen de un sistema de doble señal, cuya misión es precisamente prevenir cualquier intento de manipulación de sus elementos electrónicos, de tal forma que, en caso de producirse, el dispositivo detecte incongruencias entre ambas señales.

En este último caso, la manipulación fraudulenta era "tan sofisticada" que constaba de tres elementos, por un lado, el que se encarga de convertir la señal electro-mecánica en eléctrica, el cual presentaba un circuito impreso que manipulaba la señal que manda al tacógrafo.

Además, se detectó en la zona del copiloto y en la zona que almacena la parte electrónica del vehículo, una centralita que al activar la manipulación, evita que aparezcan fallos y hace que el instrumental del salpicadero funcione correctamente.

La Ertzaintza retiró del vehículo los elementos ilegales para adjuntarlos como prueba al expediente administrativo y cargó los gastos del servicio técnico al propietario del vehículo, al que además se le impuso una multa de 6.000 euros.

Al término de las labores de reparación, el conductor tuvo que realizar un descanso de al menos 9 horas para garantizar la seguridad vial.