Diario Vasco

GHK recibe 321 consultas de las empresas que pujan en el concurso

  • Preguntan cuestiones administrativas y técnicas, y también por el margen que tienen para hacer aportaciones

La Diputación de Gipuzkoa no conoce aún cuántos candidatos presentarán su propuesta en el concurso público para financiar, construir y explotar la incineradora antes de que el plazo termine el próximo día 29. Lo que sí ha conocido es el interés de «diferentes empresas, estatales e internacionales», según fuentes forales, a través de consultas realizadas a GHK -entidad adjudicadora y que será quien pague y controle la actividad de la concesionaria- sobre el proceso de licitación.

Las mismas fuentes aseguran que la sociedad mercantil del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa ha recibido 321 preguntas acerca del concurso. Las hay, aseguran, puramente administrativas, y también técnicas. «Lo que denotan todas las consultas es que las aspirantes se han estudiado a conciencia todos los pliegos», señalan desde la Diputación. Según ha podido saber este periódico, algunas de las consultas van dirigidas a aclarar hasta dónde puede llegar la aportación de las empresas tecnológicas y en qué ámbitos concretos es necesario ceñirse completamente a los parámetros exigidos en los propios pliegos. En este sentido, el estudio encargado recientemente por la institución foral para abordar los impactos ambientales de la planta de valorización energética recuerda que «está prevista la disminución del pago a la empresa concesionaria en caso de que se incumplan los parámetros ambientales, mediante la reducción del pago por disponibilidad».

De los viajes que los responsables forales han realizado por Europa ya ha trascendido que la empresa Remondis, líder en Alemania, tiene previsto lanzar su propuesta dentro de un conglomerado de firmas. Grupos franceses que lideran su mercado como Suez o Veolia también pujan por aportar la estructura tecnológica de la incineradora. También es conocido el interés de los grupos CNIM e Hitachi, gestores ambas de la planta austriaca de Spittelau ubicada en el centro de Viena. Más cerca, firmas como Urbaser, Ferrovial, FCC o Acciona ultiman sus uniones empresariales para poder optar a construir y explotar la planta de Zubieta.