Diario Vasco

Irigoien: «Los peces tropicales serán habituales en la costa vasca por el calentamiento del mar»

El investigador Xabier Irigoien seguirá con sus investigaciones en Euskadi tras fichar por Ikerbasque y Azti.
El investigador Xabier Irigoien seguirá con sus investigaciones en Euskadi tras fichar por Ikerbasque y Azti.
  • Xabier Irigoien, Oceanógrafo de Azti e Ikerbasque, El experto hondarribiarra asegura que «aceptamos pérdidas porque tendemos a pensar que el océano es como nosotros lo hemos conocido»

«La salud del mar es mejorable». Se trata de una impresión compartida por el oceanógrafo Xabier Irigoien, quien la desarrolla indicando que «el mar se encuentra en mejor camino que hace 40 años, pero no tenemos que renunciar a la idea de que hace 200 años su situación era muchísimo mejor». Este hondarribiarra, experto internacional en ecología marina, ha fichado por Ikerbasque y Azti, después de una larga trayectoria de trabajo en el Instituto de Ciencias del Mar (Barcelona), la Universidad de Plymouth (Reino Unido) y el centro de investigación del Mar Rojo de la Kaust (Arabia Saudí), del que fue director.

- Desechó trabajar en Estados Unidos para hacerlo en Euskadi, ¿A qué se ha debido esta decisión?

- Hay muchos factores. Por un lado, me encuentro con la parte personal, soy vasco. Por otra parte, nos encontramos con la parte profesional, ya que Azti tiene la visión de transmitir los conocimientos a la sociedad, y esto me gusta a la hora de hacer ciencia, por el hecho de que realizamos cosas que se encuentran más cercanas a la gente. Me gusta que lo que haga tenga un cierto componente aplicado. Además, Ikerbasque me daba estabilidad en la investigación.

- ¿Qué labor desempeñará en esta nueva faceta profesional?

- En Azti voy a tener un papel de director científico, por lo que voy a tener que inspirar diferentes líneas. Personalmente, tengo interés en dos vías: investigar sobre los peces mesopelágicos y luego quiero combinar las nuevas tecnologías de estilo Big data para la gestión del mar.

- ¿Qué son los peces mesopelágicos?

- Son especies muy desconocidas que viven en aguas muy profundas, entre los 200 y los 1.000 metros de profundidad. Son peces de los que prácticamente no sabemos nada y cuando digo nada me refiero a que casi no sabemos ni los que hay.

- ¿En qué ayudarán las nuevas tecnologías al océano?

- Actualmente, adquirimos cantidad de datos, como puede ser por satélites o sensores, que nos podrían ayudar mucho para avanzar en la gestión de los océanos. Este apartado todavía no se ha explotado y juntando a gente de diferentes ámbitos, como de la universidad o de Azti, se pueden conseguir cosas muy interesantes. A partir de los datos de los satélites podemos saber dónde están los peces, podemos crear zonas protegidas y mejorar la zona de una flota pesquera. O si sabemos predecir la aparición de algas tóxicas o la llegada de medusas, podemos ayudar a gestionar la costa o zonas de agricultura.

- ¿Qué diferencia hay entre el mar que conocieron nuestros abuelos y el que conocemos hoy en día?

- Ellos estaban acostumbrados a aguas mucho más limpias y a peces más grandes y en mayor abundancia.

- ¿Quiénes son los grandes enemigos del océano?

- Los resumiría en dos. En primer lugar nos encontramos con el desconocimiento del ser humano, ya que creamos muchos impactos en el mar e ignoramos los que provocan otros. Unos pescan, otros lo usan como vertedero y algunos construyen en el océano. No queremos saber el daño que todo ello causa. En un segundo ámbito haría referencia a la falta de memoria, también por parte de los hombres. Cada generación va cambiando la línea base de cómo es un mar en buenas condiciones. Por ejemplo, nuestros abuelos pescaban peces muy grandes, pero como nosotros no los hemos visto pensamos que eso no cuenta; ellos también se bañaban en la ría de Bilbao, y hoy nos damos por satisfechos con que los peces no se mueran ahí. Vamos aceptando pérdidas, porque tendemos a pensar que el mar en buenas condiciones es como nosotros lo hemos vivido cuando éramos pequeños.

- Muchos factores han contribuido a esa pérdida, como el calentamiento de los océanos.

- Este efecto adverso está provocando que las especies se vayan desplazando hacia los polos en busca de aguas que estén a la temperatura que necesitan para vivir. En zonas templadas como las nuestras nos acostumbraremos a ver peces tropicales. El agua cada vez es más caliente, por lo que vienen otras especies y las que hay aquí se desplazan.

- Varios estudios científicos indican que la temperatura del mar se ha incrementado en un grado en el último siglo. Se trata de una gran preocupación.

- Efectivamente, ha aumentado un grado en los primeros 700 metros de profundidad. Imagínate la cantidad de calor que se necesita para incrementar en un grado ese volumen de agua en todo el mundo. Eso sí, también hay que destacar que cuando más se ha calentado ha sido en los últimos 30 o 40 años.

- ¿Otro de los problemas es el plástico que se tira al mar?

- Este material es otro de los grandes problemas. Tenemos artículos publicados en los que se indican que se han encontrado microplásticos en zonas remotas y en lugares muy alejados de la costa. Sabemos que hay plásticos en todas partes, y que los grandes tienen un gran impacto en los animales, pero los trozos más pequeños no sabemos ni dónde acaban ni cuáles son sus efectos.

- ¿Es más complicado ver la contaminación en mar que en tierra?

- Sí, porque solo podemos ver lo que flota, en cuanto tenemos que empezar a mirar más abajo ya requiere de muchos medios. Obtener una muestra a 2.000 metros de profundidad en el mar requiere mucho trabajo y grandes medios.

- ¿Somos cada vez más conscientes de los peligros de la sobrepesca?

- Los gobiernos cada vez están más concienciados con ello y están mejorando bastante. En Euskadi, por ejemplo, la gestión es buena o muy buena. Uno de los problemas son esas zonas en aguas internacionales, fuera de las zonas controladas por los países, ya que aquí resulta más complicado hacer un control.

- ¿Se preocupan los vascos por los océanos?

- En Euskadi el mar forma parte de nuestro ADN, es parte de nuestra cultura. En el pasado era una parte importante de nuestra industria con los astilleros y la pesca. Aquí sí hay interés por su situación.

- ¿Llegaremos a agotar los recursos que el mar nos ofrece?

- No lo creo. En cierta manera, ahora somos conscientes de que sus recursos no son inagotables y hemos cogido el buen camino.

- ¿Qué podemos hacer para contribuir a la mejora del mar?

- Se trata de una acción a diferentes niveles. La gente tiene que ser consciente de sus responsabilidades sociales. Tenemos que asumir que nuestro día a día produce un impacto. Por ejemplo, la gestión del plásticos empieza en nuestras basuras. Si no la hacemos adecuadamente, difícilmente vamos a evitar que luego estos materiales lleguen al mar. También influyen nuestras actividades sociales: cuando elegimos a nuestros gobernantes debemos tener en cuenta a quiénes votamos.