Diario Vasco
África sujeta a 'Moka' para que la salude uno de los residentes
África sujeta a 'Moka' para que la salude uno de los residentes / JOSE USOZ

La mejor medicina se llama 'Moka'

  • La residencia Miramon en Donostia ha incorporado a un perro como terapia

  • Este ejemplar de bearded collie, cuyos dueños son de Pasaia, se ha hecho con el título de campeona de España de la Real Sociedad Canina

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

'Moka' entra en las instalaciones de la residencia para mayores Miramon de Sanitas junto a sus amos, pero en cuanto estos la liberan de la correa que lleva sujeta a su collar, corre en dirección a una de las salas de estar donde aguardan su visita. «Se sabe ya el camino. También el de la cocina», bromean José Miguel Aguado y África Lacasa. Esta pareja de pasaitarras llevan varios meses acudiendo con su perra, un ejemplar de bearded collie de cuatro años, al centro, donde protagoniza una terapia experimental que ha dado en muy poco tiempo óptimos resultados.

La llegada de 'Moka' se traduce de inmediato en expresiones de alegría, sonrisas y un sinfín de llamadas que tratan de captar la atención del can. La tarde se viste de fiesta, como la hora de recreo para los escolares que cuentan las horas más tediosas entre lección y lección. 'Moka' se deja acariciar, busca las recompensas que llegan en forma de pequeñas galletas y cuando le muestran un cepillo, sube de un salto sobre una de las mesas camilla para hacerse peinar ese largo pelo de todas las gamas de gris por las manos que la extrañaban tras una semana de ausencia.

«Se ha convertido en toda una asidua», comenta África, atenta a los mimos de los que su mascota es objeto, mientras recuerda el primer encuentro de ésta con los residentes que se producía a finales de la pasada primavera.

«Todo comenzó cuando un día vinimos con ella a ver a Txaro, la madre de José. Estuvimos en la terraza y otros mayores también se acercaron. Después hablamos con la residencia sobre la posibilidad de traerla más veces, de forma totalmente altruista, y aceptaron. Hay gente a la que le cuesta y hay otra a la que, sin embargo, no la habían visto reírse en el tiempo que lleva ingresada. Cuando están con 'Moka', la agarran, sonríen... No habían reaccionado más que con el perro».

«Se olvidan de sus males»

El psicólogo David Mesonero supervisa los encuentros en los que a los residentes parece cambiarles la cara y el estado de ánimo. Las ventajas de esta experiencia son, como describe, múltiples. «La perra les favorece desde el momento que llega. La espera se convierte en un aliciente. La sensación que les genera hace que se les olviden todos sus males», asegura.

Y sus palabras quedan ratificadas con las reacciones espontáneas que se suceden planta por planta, sobre todo en aquellas en las que se encuentran alojados los mayores aquejados de enfermedades como alzhéimer, ansiedad y depresión. Mesonero destaca la «capacidad de despertar» que 'Moka' provoca en algunos de ellos con solo verla. «Ves despertares en algunos residentes sólo con estar con ella», asegura.

'Moka' realiza un recorrido por las instalaciones que parece tener más que aprendido ya. «Está como en su casa», dice José. Su presencia es recibida con besos, caricias y comentarios que denotan la buena acogida que le dispensan. «¡Qué bonita es!». «¡Moka, ven aquí que yo también quiero verte!». «¿Quieres una chuche?». Y ella responde a los saludos paciente, solícita, sin perder en ningún momento la tranquilidad de la que hace gala.

Su presencia se convierte en «una maravillosa revolución», como dice Mesonero, sin obviar el «valor terapéutico» que tiene a nivel anímico y emocional en cuantos la rodean, tanto que los responsables del centro Miramon no descartan dar continuidad a la experiencia con otros animales en el futuro.

«'Moka' no es un perro preparado para hacer terapia, pero los psicólogos con los que hemos hablado anteriormente nos han dicho que vale. Tiene todas las virtudes. Es sociable, no ladra, no se asusta, es muy tranquila... Y a ella le gusta», señala José.

La mejor del país

Algunas de esas mismas características hicieron precisamente a 'Moka' - 'Moka de Irboas', según su nombre completo- merecedora el pasado mes de mayo del título de campeona de España, otorgado por la Real Sociedad Canina. «Ha pasado por varios campeonatos nacionales hasta ser elegida como la mejor de su raza y categoría», comenta orgullosa África, quien explica el proceso que han debido seguir para ir sumando una serie de puntos, incluidos los denominados de excelencia. «Algunos de esos puntos hay que conseguirlos en una exposición en Madrid. Otros los fuimos logrando en Ficoba, San Sebastián y Bilbao», añade José.

Ser nieta del campeón de Europa le ha hecho heredera de una buena genética que se traduce en un porte especialmente elegante y en unos ojos que parecen tallados en cristal. El resto es mérito de sus propietarios, convertidos en improvisados preparadores para hacerla andar y trotar ante los jueces de competiciones. «Nos lo hemos tomado como un juego. No somos criadores», apuntan.

Con la máxima distinción del país ya en su poder, el siguiente reto les llevaría a competir por otra fuera de las fronteras. «No sabemos si continuaremos para que se presente al título internacional. Todo esto es algo que empezamos en plan tonto. Nos ganó de cachorro, nos ganó de joven y como vimos que la perra valía, nos animamos a seguir. Es muy formal», manifiestan sus amos que están encantados con el nuevo trabajo para su mascota. Tan orgullosos de las medallas que su perra ha logrado en poco tiempo se muestran también de los beneficios de la terapia que lleva a cabo sin más interés que ayudar a decenas de personas mayores cada semana.