Diario Vasco

Cita Alzheimer asume nuevos retos con un ensayo entre personas sanas

El neurólogo de Cita Alzheimer Pablo Martínez Lage en una de las consultas con material de laboratorio.
El neurólogo de Cita Alzheimer Pablo Martínez Lage en una de las consultas con material de laboratorio. / LUSA
  • La entidad guipuzcoana ha sido seleccionada para un estudio europeo que trata de evitar que el mal aparezca en gente que ya tiene indicios

Cuando Cita Alzheimer de Gipuzkoa inició su Laboratorio Deba hace algo más de un año, sus promotores sabían ya que era un proceso largo y laborioso. Era necesaria la colaboración de toda una localidad, elegida por su número de habitantes y por los casi 1.500 mayores de 65 años que residen en el pueblo. Mil de ellos, al menos, debían prestarse a formar parte activa de un proyecto que incluye pruebas de memoria, análisis de sangre y, en la última fase, una punción lumbar.

Deba no busca candidatos a un ensayo clínico, que son los estudios cuando intervienen fármacos, tal y como explica el neurólogo Pablo Martínez Lage, sino saber cómo se desarrolla la enfermedad, cómo funciona y en qué casos. «Intentamos aportar datos sobre diagnósticos porque uno de los problemas es que se detecta tarde y se medica poco. Otra cosa es que, en determinados casos, si se les detecta la enfermedad en una fase concreta, se les anime a participar en un ensayo clínico».

Cita Alzheimer es miembro de la Red Vasca de Ciencia y Tecnología, forma parte del ámbito de I+D+I en Biociencias Salud del Gobierno Vascotiene y tiene el suyo propio, independientemente del Proyecto Deba. El equipo del Hospital Universitario Donostia está seleccionado para una investigación que va a iniciarse próximamente. Policlínica también participa en pruebas de fármacos. En el hospital vizcaíno de Cruces hay un equipo que está presente en varios ensayos y en Álava, de momento, no hay ninguno.

Lo más reciente, sin embargo, es que el proyecto Gipuzkoa-alzhéimer de Cita ha sido seleccionado para un ensayo clínico de ámbito europeo. Se trata del European Prevention of Alzheimer Desease (EPAD) que quiere unir una cohorte de 6.000 personas con la enfermedad en fase preclínica y sobre ellos, ensayar fármacos. Son gente sana que puede tener algún indicio de que puede llegar a contraer esta enfermedad en sus biomarcadores o en las pruebas de la punción lumbar o de PET. «El objetivo es ver si se puede prevenir que el alzhéimer aparezca y hemos sido seleccionados como centros realizadores de estas pruebas. El concepto del ensayo es innovador».

En estos momentos, los fármacos que están en el mercado, y que se sometieron a análisis clínicos a finales de los años 90, lo que atacan son las consecuencias de la enfermedad para que el paciente mejore. «Lo que se ensaya ahora está dirigido no a mejorar, sino a atacar determinados mecanismos que permitan parar o frenar el curso de la enfermedad. Sabemos que se produce por la amiloide que se deposita en el cerebro. Se quiere lavar ese amiloide, disminuir la inflamación cerebral».

Pese a todas las líneas de investigación que pueden abrirse, el diagnóstico es uno de los problemas con los que se encuentran los investigadores, porque los ensayos se centran en las fases más leves que, en muchos casos, no llegan a detectarse.

La detección temprana

Ese otro laboratorio de lucha contra el alzhéimer que es Deba empieza a dar sus primeros frutos después de un año, y a mostrar avances que podrán llegar a incluirse en la práctica clínica diaria probablemente a finales de este 2016, cuando los primeros resultados que se han obtenido sean ya definitivos. Todo el trabajo que se está realizando debe servir para avanzar en la detección temprana de las demencias, además de aportar datos que ayuden a utilizar la medicina personalizada y a tener herramientas. En resumen, la adjudicación de índices de probabilidades de padecer demencia combinadas con otras pruebas facilitan la prevención, y pueden aplicarse en la práctica clínica habitual. Y resultan más eficaces que las que se están aplicando ahora, según los primeros datos de los investigadores.

Todo esfuerzo es poco ante tal enfermedad. El último empujón llega de un libro. El escritor británico Terry Pratchett falleció de un violento y temprano alzhéimer y el también escritor Álvaro Loman decidió organizar un libro benéfico en su homenaje, cuyos fondos se destinarán a Cita Alzheimer. El resultado es una antología de relatos titulado 'Para el Maestro'. La campaña de 'crowfunding' por la plataforma Kickstarter ya ha comenzado y va a editarse tanto en formato digital como en edición de bolsillo con tapa blanda y en formato especial.