Diario Vasco
El camión volcado en la rotonda.
El camión volcado en la rotonda. / F. DE LA HERA

El vecino de Hendaia fallecido en el accidente de Álava era de Beasain

  • En el siniestro perdió también la vida el tolosarra Lucas Arandia, cuyo funeral, al igual que el de la otra víctima, se oficiará hoy

El vecino de Hendaia de 59 años que perdió la vida en el accidente de tráfico ocurrido la tarde del miércoles en la localidad alavesa de Iruña de Oca era el beasaindarra José Antonio Celaya González. La víctima viajaba junto al tolosarra Lucas Arandia, de 62, quien asimismo falleció en el siniestro.

El accidente se produjo sobre las cuatro menos veinte de la tarde del miércoles, en la autopista A-1. El turismo Audi A6 con matrícula francesa en el que viajaban los fallecidos se salió de la calzada y colisionó contra el guardarraíl. A consecuencia del impacto, el coche quedó empotrado en la estructura metálica. Según algunos testigos, el automóvil habría patinado provocando que el conductor perdiera el control del mismo. Las víctimas permanecían atrapadas por lo que tuvieron que ser rescatadas por el personal de salvamento desplazado. Los servicios sanitarios solo pudieron certificar los fallecimientos.

José Antonio Celaya residía en Hendaia, donde regentaba un restaurante en el Casino, el singular edificio que se alza en el paseo marítimo de la localidad. Asimismo, fue directivo de la empresa goierritarra Excavaciones Celaya.

La víctima estaba casada y tenía tres hijos. El funeral se oficiará hoy, a las diez y media de la mañana, en la iglesia parroquial Santa Ana de la población labortana.

Por su parte, Lucas María Arandia Tolosa se dedicaba al alquiler de locales industriales, si bien anteriormente estuvo vinculado al sector del transporte. Su funeral tendrá lugar también hoy, a las siete de la tarde en la iglesia de San Francisco de Tolosa.

Fuentes consultadas señalaron que en el momento de los hechos, los dos fallecidos regresaban a sus respectivos domicilios tras realizar un viaje por motivos profesionales.

La tarde del miércoles se produjo asimismo un segundo accidente mortal en la localidad vizcaína de Orozko. El fallecido era Néstor Goikoetxea Gandiaga, decano del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Bizkaia. De 71 años de edad, estaba casado y con tres hijos, era natural de Bilbao y estudió en la Escuela Superior de Ingeniería de Bilbao, donde obtuvo el título de ingeniero industrial por la ETSII de Madrid. Doctorado en Ingeniería Industrial, fue galardonado con el premio Extraordinario por la Escuela de Bilbao.

Retenciones en Irun

Por otro lado, los conductores que ayer circularon por la zona entre Hondarribia e Irun soportaron ayer una complicada jornada de tráfico a causa del vuelco de un camión frigorífico, cuyo conductor sufrió heridas de carácter leve.

El siniestro, según fuentes del Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco, tuvo lugar sobre las siete menos diez de la mañana, en la carretera GI-636, a la altura de la rotonda del Hospital Bidasoa. Por causas que se desconocen, el camión frigorífico volcó y su conductor resultó herido, por lo que fue trasladado al citado centro hospitalario.

Las labores de trasvase de la carga, compuesta por alimentos, y la retirada del vehículo se prolongaron hasta las siete y media de la tarde, momento en el que la vía quedó expedita. El accidente provocó retenciones en el tráfico en los dos sentidos de la marcha, sobre todo en dirección a San Sebastián y afectó a la circulación procedente de Hondarribia y de la variante de Irun.