Diario Vasco

«A pesar de que el banco me debe dinero, quiere echarme de mi casa»

José Ángel sostiene la sentencia que le dio la razón en 2015.
José Ángel sostiene la sentencia que le dio la razón en 2015. / ARIZMENDI
  • La entidad financiera ha solicitado la subasta del hogar de una familia de Errenteria, aunque se está a la espera de que tenga que indemnizarla

Las espadas siguen en todo lo alto. Ni una sentencia emitida en junio de 2015 por la Audiencia de Gipuzkoa ha conseguido calmar las aguas, o que se llegue a algún acuerdo, entre una familia de Errenteria y el Banco Santander. Ambas partes han vuelto a verse las caras en los juzgados, a pesar de que el tribunal provincial condenó a la entidad por su actuación «negligente» con José Ángel Serrano, víctima de un engaño con unas letras de cambio falsificadas que la propia empresa financiera pagó a una mujer que posteriormente fue condenada por estafa.

El Banco Santander fue obligado a pagar 72.647 euros a la familia de Errenteria, pero en el dictamen también se recordaba que estos años «han supuesto un quebranto anímico inimaginable» para José Ángel Serrano, su mujer y sus dos hijos, que estuvieron al borde del desahucio. Por este motivo, buscaron, junto a su abogado, alcanzar un acuerdo con la entidad por daños y perjuicios, dado que esa «negligencia» originó la deuda de la familia, que a día de hoy asciende a más de 400.000 euros.

No hubo entendimiento entre las partes, por lo que la familia optó por interponer una nueva demanda, que está ahora a la espera de resolución en la sala número 8 de los juzgados de Donostia. Sin embargo, el Banco Santander no ha decidido esperar a la decisión del magistrado y ha solicitado reactivar el proceso de la subasta de la vivienda de José Ángel.

«Saben que les voy a ganar»

«No hay derecho. Entiendo que si yo hubiera perdido la sentencia vinieran a por mis bienes, pero cuando hay todavía una sentencia pendiente, ¿cómo es posible solicitar la subasta de mi casa y hacer el daño que están haciendo, echando a una familia a la calle con dos hijos? ¿Qué pasa si tú me echas y luego te gano? Menudo destrozo», indica el afectado. Su abogado no se ha quedado quieto y ya ha solicitado en la sala número 1 de los juzgados de San Sebastián «la paralización de esa decisión hasta que se conozca la otra sentencia». También se está a la espera de que el juez resuelva esta cuestión, pero en opinión de José Ángel Serrano la entidad financiera ha actuado de esta manera porque «saben que van a perder y buscan hacer daño por este otro lado. Tienen claro que les voy a ganar y entonces amenazan a mi familia». A la vez, argumenta que «si subastan nuestra casa nos dejarían en la calle y, aunque ganemos el otro juicio ya no podríamos recuperar nuestro hogar».

En el juicio por daños y perjuicios, el abogado de José Ángel ha planteado tres posibles maneras para indemnizar a la familia. En la primera de ellas, «poco probable de que la acepte», el letrado pide regresar al momento en el que se cometió la estafa. «El banco tendría que devolver el dinero que José Ángel ha estado pagando estos años por su deuda». Además, deberá «abonar una cantidad de dinero por el sufrimiento de estos años».

La segunda opción, la que el letrado observa como más factible de ser aprobada, concreta que la situación se quede como está, pero «el Santander deberá pagar la diferencia desde que se produjo la estafa hasta lo acumulado en la actualidad -unos 210.000 euros- y, a su vez, asumir otra series de partidas, como puede ser por daños morales». La última de las propuestas hace referencia a que la entidad financiera «indemnice por todos los préstamos, comisiones y gastos originados tras la estafa», porque José Ángel «tuvo que solicitar, también a otras entidades, préstamos para hacer frente a este montante originado a raíz de la estafa». Se espera que el juez dé a conocer la resolución «en los próximos días», según especifica José Ángel.

Este periódico ha contactado con el Banco Santander, que declinó hacer declaraciones.