Diario Vasco

La construcción de la pasante arrancará a mediados de 2017

  • La tramitación pendiente ha retrasado la licitación de la obra, que se espera para final de año, como muy pronto

La compleja y larga tramitación del proyecto de la pasante del Metro por el centro de Donostia ha provocado que el cronograma inicialmente previsto se altere y que la licitación se realice, como muy pronto, a final de año. Así pues, las obras no empezarían hasta mediados del año que viene. Como son 48 meses de trabajo, el suburbano por el centro de Donostia entraría en servicio en 2021.

Con este nuevo calendario, será el futuro Gobierno Vasco que salga de las urnas al que le toque llevar a buen puerto la ejecución de la obra y su puesta en servicio.

En la actualidad, tras la redacción de los proyectos constructivos terminada en primavera, queda papeleo por cumplimentar antes de tener todas las bendiciones para licitar la obra. En concreto, según ETS, resta que el Ayuntamiento de Donostia elabore un informe preceptivo de patrimonio a cargo de todos los departamentos municipales. Este documento se espera que esté listo este mismo mes de septiembre.

Además, en ETS están a la espera del permiso de ocupación del dominio público marítimo terrestre por parte de la Dirección de Costas, dependiente del Ministerio de Agricultura. Este documento permitirá la disponibilidad de los suelos para iniciar las obras.

Dos tramos

A la espera de estos trámites, todo hace indicar que la licitación de la obra se realizará como muy pronto, a fin de año. Una vez licitada la obra, si se sigue el calendario más optimista, los trabajos se adjudicarían cinco meses después, con lo que la ejecución comenzaría en verano del año que viene.

La obra de la pasante soterrada por el centro de San Sebastián llevará el Metro a pie de playa. En concreto, se trata de un trazado de 4,2 kilómetros dividido en dos tramos: Lugaritz-La Concha y Miraconcha-Morlans. El primero, de unos 2.200 metros de longitud, parte a cien metros de la actual estación de Lugaritz, desde donde desciende hacia el Antiguo para discurrir próximo al ensanche residencial de Benta Berri, donde se construirá la primera estación, y llegar cerca del Palacio de Miramar.

El segundo tramo, de 2.000 metros, parte del Palacio de Miramar y discurre casi en paralelo a la línea de costa hasta alcanzar el centro de la ciudad, donde se ubicará la segunda estación proyectada -Centro-La Concha-, a pie de playa. Dispondrá de tres accesos.

El trazado continúa en dirección sur para, una vez sobrepasada la terminal actual, alcanzar la nueva estación de Easo, que será soterrada y pasante, en lugar de la configuración actual, como fondo de saco donde entran y salen los trenes.