Diario Vasco

El Ayuntamiento de Donostia recalificará los terrenos de Easo para financiar el Metro

gráfico

La playa de vías de la Estación de Easo desaparecerá cuando se construya la pasante subterránea del Metro por el centro de Donostia. / USOZ

  • ETS seguirá siendo propietario de la parcela y podrá obtener un aprovechamiento de los edificios construidos

  • El consistorio y la sociedad que construirá la pasante consensúan una ordenación que beneficie a la ciudad y aporte rendimientos económicos

. Aquella afirmación del alcalde de Donostia en la que reconocía que «el Ayuntamiento está dispuesto a colaborar en la materialización de este proyecto», en alusión a la pasante del Metro por el centro de la ciudad, ha avanzado del terreno de lo abstracto a lo concreto. La participación del Ayuntamiento no consistirá en una aportación económica sino en la recalificación de los terrenos de Easo, de donde desaparecerá el actual paisaje de entramado de vías una vez que se construya la pasante soterrada por el centro. Los beneficios que se obtengan de la posterior explotación de la parcela serán los que financien parte de la obra.

La contribución del Ayuntamiento a la infraestructura consistirá, por tanto, en cambiar el carácter o naturaleza de unos terrenos cuyo propietario es, y seguirá siendo, Eusko Trenbide Sarea (ETS), sociedad dependiente del Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco que se encarga, además, de la construcción del Metro.

La parcela de 21.310 metros cuadrados de Easo sobre la que ahora entran y salen trenes del Topo verá transformada su calificación para pasar a convertirse en suelo urbano edificable, operación que no podría realizarse de no ser con la implicación directa del Ayuntamiento de Donostia.

El alcalde, Eneko Goia, explicó ayer que la aportación del consistorio será «trabajar en lograr una ordenación primero que resultara adecuada para la ciudad en ese espacio y pudiera aportar, a través de los aprovechamientos, a la financiación de las obras del Metro».

Si el Ayuntamiento no cambiara el planeamiento urbanístico actual, ETS no podría obtener determinados rendimientos a partir de la edificación y venta de nuevos solares, por lo que la intervención administrativa se antoja decisiva para que la liberación de la parcela de Easo derive en beneficios que se destinen más tarde a la propia obra del Metro.

Eneko Goia quiso discernir ante los representantes políticos de la Comisión de Euskotren del Ayuntamiento, lo que supone realizar un pago directo a un proyecto y lo que significa abordar una reordenación legal de la que su propio ejecutor pueda obtener réditos económicos. «Hablamos de un terreno que es propiedad de ETS, y la obtención de determinados aprovechamientos en ese espacio pueden contribuir a la financiación de la obra, lo cual no quiere decir que el Ayuntamiento vaya a poner dinero para hacer la pasante del Metro», sentenció.

Las conversaciones que ya se están llevando a cabo entre Fomento de San Sebastián y ETS podrían desembocar en un convenio urbanístico que determine qué terreno pasará a ser edificable, qué equipamientos va a incluir y qué usos se van a autorizar; o bien podrían cuajar en una sociedad, participada por el Ayuntamiento donostiarra y ETS, para la gestión de los terrenos liberados.

«El beneficio de la ciudad»

En cualquier caso, el Gobierno municipal no va a destinar la totalidad del terreno a la edificabilidad de viviendas o inmuebles susceptibles de convertirse en fuente de ingresos -para ETS-, sino que tendrá en consideración el beneficio que pueda obtener la propia ciudad a través de espacios de ocio o equipamientos de carácter educativo o cultural, según aseguran fuentes municipales.

Eso que ayer Goia bautizó como «compatibilizar visiones legítimas llegando a un acuerdo». Afirmó que la negociación se encuentra en el punto del estudio sobre «qué configuración podemos dar a ese espacio que se genera». Y reconoció la confluencia de dos tipos de intereses. «Nosotros tenemos nuestra perspectiva de lo que creemos que la ciudad debe tener ahí», es decir, en la parcela de Easo, «y ETS tendrá su perspectiva de tener una serie de rendimientos que contribuyan a que se pueda ejecutar la obra del Metro».

El horizonte deseable, según Goia, será llegar a ese resultado en el que se pueda concluir que «creemos que esto es una solución razonable, positiva para la ciudad, y que además genera este aprovechamiento, cuyo principal beneficiario es ETS».

Lo que sí confirmó el alcalde fue que el nuevo espacio liberado por el soterramiento de las vías «puede albergar edificios residenciales, terciarios, oficinas administrativas... es decir, se va a generar un valor derivado de la realización de la obra». Un valor habilitado gracias al nuevo planeamiento, la gran contribución del Ayuntamiento al proyecto del paso del Metro por Donostia.

Dado por sentado que el solar va a poder tener un determinado aprovechamiento, Goia recordó que «de ahí, un 15% le corresponderá al Ayuntamiento, por ley». El alcalde dejó la puerta abierta a «utilizar ese 15% para hacer determinadas mejoras de urbanización o incluir cosas en el proyecto que nos convienen como ciudad, como consecuencia de esta obra».

Volviendo al presente, las reuniones mantenidas hasta el momento se han limitado a fijar, según Goia, qué ordenación se puede dibujar en la zona de Easo «que nos satisfaga». Cuando se avance en el proceso y se establezca qué valoración económica puede tener dicha ordenación, «habrá que empezar todo un procedimiento de modificación del plan general, con todos los pasos, incluidos los de participación ciudadana y participación de todos los grupos municipales porque esta cuestión pasará por el Pleno», aclaró el primer edil.

Trajo a colación un ejemplo que «guarda similitud» con el caso analizado en la comisión de ayer. El de Durango. Así lo resumió. «Cuando se soterra el tren a su paso, hay varios espacios urbanos que se recuperan, a los que se les dota de cierta edificabilidad y eso es una aportación económica que se hace a la propia obra».

Tal y como ha ocurrido en la localidad vizcaína, las calles y zonas urbanizadas en la parcela de Easo una vez hechas las edificaciones correspondientes pasarán a ser de titularidad municipal.