Diario Vasco

Lo inútil se convirtió en útil

El acto de conmemoración comenzó con un aurresku de bienvenida en el almacén.
El acto de conmemoración comenzó con un aurresku de bienvenida en el almacén. / MIKEL FRAILE
  • Traperos de Emaús celebró su 35 aniversario en su tienda de Belartza

Hace 35 años, Traperos de Emaús inició su trabajo recogiendo cartones en Errenteria antes de que llegara el camión de la basura. Con la furgoneta que les consiguió el padre Anselmo o en el primer local que les cedió Cáritas en la calle Aitzgorri dieron sus primeros pasos. Poco a poco fue calando el mensaje que ayer se repitió en el acto de reconocimiento y celebración: «Somos traperos. Los aparentemente inútiles, con lo aparentemente inútil, hacemos cosas útiles». En 2010 hubo una escisión, la cooperativa de Traperos de Emaús se hizo cargo de la tienda de Belartza y optó por un modelo de cooperativa que se autofinancia y crea trabajo estable que no finaliza a los tres años, como ocurría en el modelo anterior, según indicó la directora, Inma Puerta.

Los datos son elocuentes. Ahora mismo trabajan 33 personas, siete más que en el año 2010 y todos con contrato indefinido; durante el año pasado 80.000 personas compraron en su tienda, gestionaron 1.900.000 kilos de residuos y reutilizaron y reciclaron el 70%. «Tenemos una clara vocación de integración social a través del empleo estable», afirmó Puerta. Los invitados al acto pudieron comprobar qué se puede comprar en Belartza, desde disfraces de carnaval a ropa de marca en la zona VIP, objetos retro en la Vintage, cómicos y discos a bajo precio, juguetes, vajillas, muebles... Un total de 156.976 kilos de un sinfín de objetos, algunos donados, otros reciclados, en un local que abre de lunes a sábado desde las diez de la mañana a las ocho de la tarde en horario ininterrumpido.

Puerta aclaró que cuando van a recoger muebles solo cobran si se encuentran en mal estado. «Se da un presupuesto, por ejemplo para vaciar casas. Pagamos la gestión de residuos y por eso cobramos».