Diario Vasco

Menos mantenimiento, más accidentes de moto

  • Entre las razones de los siniestros, los mecánicos alertan de que se descuida la presión que deben tener los neumáticos o no se presta atención al desgaste de los discos de freno

El año 2016 no está siendo nada bueno en las carreteras vascas. Solo en Gipuzkoa durante estos siete primeros meses los siniestros no han hecho más que aumentar en comparación al mismo periodo del año anterior. El ascenso total ha sido del 10% en número de accidentes sin víctimas, es decir, 257 más que el año anterior. Mientras, el porcentaje de siniestros con víctimas involucradas ha ascendido un 11,59%, 64 más que el año anterior.

El aumento es mayor aún si se tienen en cuenta los datos de los siniestros en las carreteras de la comunidad autónoma, donde el número de accidentes sin víctimas ha aumentado un 17,23% respecto al mes de julio del año pasado. 922 más que en 2015. Asimismo, los accidentes con víctimas también han sufrido un aumento considerable con un 14,10%, en total, 181 más hasta julio del año anterior.

En lo que respecta a los motoristas, ocho han perdido la vida en Euskadi desde enero, dos de ellos en Gipuzkoa. La cifra es ciertamente trágica, ya que supone una muerte al mes, Todas las víctimas mortales son varones, siete conductores y un ocupante. La cifra de fallecidos iguala ya a la que se produjo en todo el año 2015, lo que refleja la gravedad del asunto.

El último siniestro mortal ocurrió a finales del pasado mes de julio, cuando un joven motorista donostiarra de 24 años murió en la autovía A-15, a su paso por Hernani, en el sentido San Sebastián. Perdió el control de su motocicleta, una Suzuki de 750 centímetros cúbicos, y chocó contra una de las vallas de la autovía.

Los moteros constituyen uno de los colectivos más vulnerables de la carretera. Sin otra defensa que las indumentarias que visten, son sus cuerpos los que en última instancia amortiguan los impactos en caso de siniestro. Esta fragilidad de quienes circulan sobre dos ruedas tiene, por tanto, un reflejo directo en las estadísticas.

Gipuzkoa es el territorio histórico con mayor número de vehículos de dos ruedas. Su crecimiento -con una tasa de 74 motocicletas por cada mil habitantes- es muy superior al de Araba (44) y el de Bizkaia (42). Es cierto que se sitúa por debajo de otras ciudades como Barcelona, con 100 motos por cada mil habitantes. En San Sebastián se estima que hay una moto por cada 5 habitantes de entre 16 y 69 años, y la tendencia va en crecimiento.

Las razones de los siniestros

Entre las razones de los siniestros, los mecánicos alertan de que se descuida la presión que deben tener los neumáticos o no se presta atención al desgaste de los discos de freno. Los usuarios admiten que a veces no hacen las revisiones necesarias.

Asimismo, un estudio hecho público por la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco subraya que mayo y julio son las épocas que más siniestros de moto se producen en las carreteras de Euskadi. Añade que entre las razones de la alta siniestralidad, hay un argumento incontestable: el parque móvil de motocicletas no ha dejado de crecer en los últimos años. Tanto es así, que ha llegado a multiplicarse por tres durante la última década.

El informe constata que uno de cada cuatro accidentes de moto es del tipo "colisión frontolateral". Si se agrupan todas las colisiones, se concluye que la mitad de todos los accidentes de moto son choques con otro vehículo en marcha. Destaca también el dato de que un 24% son salidas de la calzada (89% por la izquierda y 16% por la derecha), y un 3,7% son vuelcos en la calzada.

En cuanto a las características de los accidentes, respecto a la distribución por día de la semana, seis de cada diez motoristas fallecidos y cinco de cada diez heridos graves se accidentaron durante el fin de semana. Las franjas horarias más sensibles son dos: al mediodía, entre las 13 y las 15 horas, y a la tarde, entre las 17 y las 20 horas.

El grupo de edad que tiene mayor riesgo de accidente con una motocicleta es el comprendido entre los 25 y los 34 años. Más de la mitad, el 52%, de los implicados en accidentes de motocicleta son varones de entre 25 y 44 años. Nueve de cada diez motoristas accidentados son hombres.