Diario Vasco

Triunfó el torero joven en Zestoa

vídeo

Jiménez, Seseña, 'El Fundi' y sus cuadrillas saludan a la presidencia de la plaza de Zestoa. / MICHELENA

  • Álvaro M. Seseña volverá a torear hoy en la plaza donde ayer cortó dos orejas y fue aclamado por el público

La lluvia paró. 'Amparito Roca' sonó. La gente se emocionó, bailó, sonrió. Llegaron espectadores muy especiales de la residencia San Juan Fundazioa. La plaza, la plaza que cumple 350 años este 2016 como propiedad absoluta de la noble y leal villa, se llenó. Hasta las dos banderas del Ayuntamiento, la barrera del bar Koiote y los balcones de las casas solariegas. La banda de música pisó la arena. Los saxofones acompañaron al pífano. La presidenta del festejo taurino, la muy buena aficionada María Ángeles Izeta, ocupó su lugar de mando. La alguacililla Ainara Martín Aizpurua reconoció al trote el estado de la arena y fue a buscar a los tres matadores y a sus respectivas cuadrillas. Vestidos de corto. Traje campero. Los espadas salieron a la arena con el sombrero en la mano porque ninguno de ellos, ni el maestro de maestros José Pedro Prados, ni el fino César Jiménez, ni Álvaro M. Seseña, hijo de José Luis,el torero que asesoró a Pablo Berger en la gloriosa película 'Blancanieves', habían toreado jamás en plaza tan singular, historiada y amada como es Zestoa.

Salieron los espadas con sus respectivas cuadrillas compuestas también por finos hombres de toro, vestidos igualmente de corto. Iban con 'El Fundi', Moyá y Maqueda; con César, Ruano y David Andrés y con Álvaro, dos buenos bregadores que bien conocen Zestoa, Rafael Cañadas y Asier Etxaniz Campos, de la dinastía azpeitiarra de los Kintela.

Todos cárdenos y bragados

Estaba la plaza llena y en el balcón, con aires de torero romántico, Gómez Escorial, el diestro que aparecía en los carteles pero al que una vaca pisó en un tentadero y luego cayó sobre él rompiéndole la pierna. Se acercó a Zestoa, porque es plaza de gran dignidad, y César, que le sustituía, le brindó la suerte de su toro, ese 'Navajero' cárdeno, bragado, corrido, que le plantó cara y testuz y se lo puso tan difícil que el toreador pidió a la banda dejara de tocar porque el trasteo antes de la estocada tenía que ser hosco y recio.

'El Fundi' disfrutó como solo pueden y saben disfrutar los toreros retirados cuando en un festejo taurino de la categoría de los de Zestoa sale un toro como 'Domador', con un pitón izquierdo magnífico, una sabiduría genética para humillar y un instinto secular para seguir la muleta rebañando la arena. Fue pena grande que José Pedro matara mal, bastante mal. Pero fue hermoso ver la casta de un toro que no se rendía a la muerte mala.

A Álvaro le tocó en suerte 'Guanajuato', eral cárdeno bragado nacido en mayo del 14. Tenía un pitón derecho que era una delicia para la muleta pero el santacoloma lucía ese punto de picante y peligro que diferencia al toro soso del toro interesante. Álvaro lo toreó de poder a poder y lo estoqueó de estocada seria. Dos orejas le fueron concedidas y como en los tiempos míticos del planeta de los toros, cuando dio la vuelta al rectángulo, los aficionados le obsequiaron no solo con flores y cava sino con dinero para capote nuevo. Álvaro torea hoy también en Zestoa. Horas antes de que Irribarria y Rezusta se enfrenten a Altuna III y Zabaleta en el frontón.