Diario Vasco

Gipuzkoa logra por primera vez prolongar durante todo el verano su techo de visitantes

Los chubasqueros fueron ayer necesarios para la visita.
Los chubasqueros fueron ayer necesarios para la visita. / SARA SANTOS
  • Julio y agosto se equiparan, las reservas siguen en septiembre y el otoño va por buen camino

¿Cuánto dura el verano turístico en Gipuzkoa, en Donostia, que es el punto de atracción fundamental que irradia visitantes al resto del territorio? Si atendemos a las previsiones de los sectores implicados en este sector económico, la cita San Sebastián Gastronomika cerrará en la primera semana de octubre la temporada de verano, que comenzó con buenas cifras en junio que han consolidado las espectaculares cifras de julio y agosto.

Los datos hablan. Y son espectaculares, si se tiene en cuenta el vaivén de la oficina de turismo que el Ayuntamiento de San Sebastián tiene en el Boulevard. Solo hace falta tener en cuenta que el año pasado, un ejercicio excelente para el sector turístico, 321.118 visitantes acudieron a este lugar. Solo en los primeros ocho meses de este año, los visitantes ascienden ya a 308.200, eso contando además con que la Diputación ha abierto otra Oficina que está puerta con puerta en la que, en principio, no contabiliza a los visitantes. Además, se ha abierto un punto en la estación de autobuses de Atocha.

El concejal de Turismo del Ayuntamiento donostiarra, Ernesto Gasco, resalta la importancia de que en 2018 se pueda abrir esa oficina conjunta entre la Diputación y el Ayuntamiento en la planta baja de la Casa Consistorial, orientada hacia el Boulevard. «Va a ser un elemento clave para tener un gran escaparate que nos muestre ante los visitantes tanto a nosotros como al resto de Gipuzkoa», añade.

Hasta un 127%

El listado de visitantes que acude a la Oficina de Turismo es revelador para tomar la temperatura a otros indicadores de la actividad turística. Por ejemplo a la desestacionalización de las visitas, ese eterno objetivo de los destinos que San Sebastián también comparte.

Gasco lo explica. «Todos los meses la oficina ha experimentado crecimientos superiores al 10%. En marzo, es cierto que la Semana Santa se celebró este mes, el porcentaje de incremento fue de un 127%. Pero es que el comportamiento desde entonces ha demostrado que abril, mayo y junio también han sido potentes, porque las atenciones se incrementaron en un 53%, un 48% y un 52% respectivamente. Eso hace pensar que se atisba una desestacionalización».

Y la llegada de los meses potentes del verano hizo que las cifras siguieran creciendo. Solo en agosto, 92.420 personas pasaron por los mostradores de información frente a las 82.268 del año anterior, un 12,34% más.

Los hoteles también han vivido un verano ajetreado. El coordinador de la Asociación de Hoteles de Gipuzkoa, Paul Lizeaga, destaca que, además y aunque aún no tiene cifras concretas, las expectativas para este mes de septiembre son altas. Puede que no se llegue a colgar el cartel de completo como ha ocurrido con los dos meses estivales por excelencia, pero está claro que la atracción para los visitantes sigue existiendo, aderezada además por acontecimientos como las regatas y sobre todo el Zinemaldia y San Sebastián Gastronomika (ya en octubre), que atrae a visitantes para más de una jornada.

No hace falta que todas las habitaciones de un hotel estén ocupadas para declarar que el establecimiento está completo. A partir del 95%, por las propias características del sector, se considera ya que el alojamiento está al límite de su capacidad. Lizeaga cree que hay que esperar a octubre y noviembre para ver si el trabajo de promoción que se está haciendo desde las distintas instancias contribuye a la desestacionalización del turismo y o si, por el contrario, vuelve a mostrar el atractivo de la capital y de todo el territorio como foco veraniego.

«De momento hemos tenido suerte porque contamos con un verano largo en el sentido de que no se constriñe a julio y agosto como ocurre en otras localidades. A falta de los datos de ocupación concretos de este mes de septiembre, sí podemos decir que son buenos y que, además, hemos tenido la suerte de que julio y agosto se han equiparado». La diferencia entre ambos meses estrella del turismo se ha «edulcorado» en palabras del propio Lizeaga que, a falta de conocer el comportamiento del turismo cuando comience el otoño, cree que esta equiparación ha sido la novedad del verano turístico.

«El turismo extranjero ha hecho que en julio los índices de ocupación se acercaran a los de agosto como en ninguna otra temporada similar. La llegada de visitantes foráneos es la que alienta las subidas de julio, mientras que la recuperación del turista que procede del Estado hace que agosto se consolide como mes estrella, eso sí, con julio muy cerca, algo que es bueno para nosotros. Desde marzo y con un poco de suerte hasta finales de octubre, vamos a tener una temporada muy potente».

28.000 coches más

Turismo pregunta a cada visitante que atiende por el medio de locomoción que ha utilizado para llegar a la ciudad. Este año se ha hecho un esfuerzo para que, dados los problemas de tráfico que se generan y que el 60% de los turistas llegan en su vehículo, las molestias pudieran paliarse. «Se mandaron planos en campings, oficinas de turismo de Gipuzkoa e Iparralde y hasta al aeropuerto de Biarritz. Incluso se llegó a un acuerdo con Irun para que Ficoba se transformara en un aparcamiento disuasorio. Pero es que han entrado 28.000 coches más en la ciudad».

El dato es revelador, aunque contrasta con el incremento de aquellos que llegaron en autobús y que pasaron de 7.563 a 15.202, casi el doble. Aumentaron también los que utilizaron el tren, un 7,28% del total de los viajeros. Si se atiende al avión, la mayoría escoge aterrizar en Bilbao, un 5,25% frente a un 3,93% que opta por Hondarribia y un 1,05% de Biarritz. Para Gasco, el futuro Cercanías Baiona-Biarritz-Donostia es fundamental, así como la llegada del TAV. «Es importante contar con transportes eficaces que sustituyan al vehículo privado».

¿Qué pasa con los idiomas? Los datos de visitantes en Donostia Turismo son un 26% más que el año pasado. La utilización del inglés arrasa con el 64,9%, seguido de lejos por el francés con un 17,9 y por el castellano con un 17%. El euskera figura en el último lugar con un uso del 0,11%.