Diario Vasco

Una vuelta al cole con muchas ganas y demasiados gastos

vídeo

De camino a su primer día de clase. / ARIZMENDI

  • Ander, Pablo, Lucía y Sara vuelven hoy a clase tras un largo verano, al igual que lo harán 370.000 alumnos en el País Vasco

A Ander lo que más le apetece de la vuelta al cole es «montar en el autobús» para volver a ver a sus compañeros de 2º de Infantil en el colegio donostiarra Summa Aldapeta. Su hermano Pablo, sin embargo, está impaciente por utilizar todos los libros nuevos que utilizará en 2º de Primaria.

Al igual que ellos, alrededor de 370.000 alumnos se incorporan hoy a las aulas vascas de enseñanza no universitaria para dar comienzo a un nuevo curso. Para sus hermanas mayores, lo más emocionante de este año es que comienzan una nueva etapa. Lucía y Sara son mellizas, y hoy empiezan Educación Secundaria en una clase donde habrá nuevos compañeros, nuevos profesores y nuevos retos que afrontar.

Los cuatro hermanos Azurmendi reconocen tener «muchas muchas ganas» de ver a sus amigos y contarles el verano, y no les asusta en absoluto tener que estudiar de nuevo. De hecho, a Pablo le encantan las matemáticas y está ansioso por conocer la materia que dará este nuevo curso.

A los padres les toca lidiar con otro asunto más delicado: los gastos. Esther, la madre de estos cuatro chavales, no tiene duda de que lo más caro son los libros. Como cada año, tiene que hacer una compra multiplicada por cuatro. «Los libros cambian bastante y no les da tiempo a heredarlos. Otros años hemos aprovechado que en el colegio se organizaba un intercambio de libros, donde nosotros dejábamos los nuestros y cogíamos otros, pero este año han debido de cambiar mucho», explica. De las mellizas dice que es imposible que compartan, puesto que van a la misma clase y cada una necesita su material.

Igual que los Azurmendi, muchas familias vascas han tenido y tendrán que afrontar gastos este curso. La Asociación Vasca de Personas Consumidoras EKA/ACUV ha estimado que los costes rondarán los 850 euros en los centros públicos, unos 1.550 en los concertados y 3.600 en los privados, contabilizando matrículas, ropa, material escolar, comedor, transporte y extraescolares. Destaca que la cuesta de septiembre es «tanto o más empinada que la de enero», ya que supone un importante desembolso al realizarse el 35% del gasto total durante este mes.

Esta vuelta afecta a todos los miembros del hogar, no solo a los pequeños, ya que «la vuelta a la rutina se hace a medias». Los horarios reducidos del inicio de curso salen a relucir. Hasta el viernes 16 los hermanos Azurmendi irán al colegio solo por la mañana, y el más pequeño seguirá haciéndolo durante una semana más. «Esto nos obliga a los padres a cogernos vacaciones durante esos días, o al menos a organizarnos bien».

Además, este nuevo curso culminará la implantación de la Lomce. La gran novedad afectará especialmente a los alumnos de segundo de Bachillerato. En Euskadi no tendrán reválida, en contra de lo que dicta la ley, y en principio tampoco habrá Selectividad. Maialen Santesteban, que empieza hoy el curso también en Summa Aldapeta, es una de las estudiantes que se verá afectada por la decisión que se tome al respecto. «La verdad, yo solo espero que no nos suponga ningún problema de cara al futuro. Que podamos acceder a cualquier carrera que se oferte fuera de Euskadi sin que nos pongan problemas por no haber hecho la reválida», comenta preocupada.