Diario Vasco
Hijra, representante de la universidad islámica en Donostia.
Hijra, representante de la universidad islámica en Donostia. / ARIZMENDI

La universidad islámica de San Sebastián «combatirá el yihadismo»

  • El responsable incide en que «este centro será un granito de arena más para formentar la convivencia» porque «vamos a luchar contra los pensamientos extremos»

Muchos jóvenes musulmanes que residen en Europa acuden a internet para saber más sobre su religión. Esto supone todo un problema, ya que la denominada red mundial se presenta como un saco sin fondo en el que se pueden verter todo tipo de informaciones. Muchas de ellas serán verdad, pero otras muchas no. Y lo que es más grave, otras pueden conducir a postulados radicales. De hecho, el yihadismo utiliza esta herramienta para captar fieles a su causa. Para alejar a estas personas de esas ideas peligrosas y guiarlas por el buen camino -no hay que olvidar que Islam significa paz- la creación de un centro docente se erige como una buena solución. De hecho, esto es lo que persigue la Universidad de Ciencias Islámicas, que a partir de este curso contará con una de sus sedes en San Sebastián.

Sus instalaciones se encuentran en el Centro Cultural Islámico, del barrio de Herrera, pero únicamente se emplearán para realizar los exámenes -una vez al año-, ya que las lecciones se impartirán de manera virtual y en árabe. En total, la Licenciatura en Ciencias Islámicas constará de cuatro cursos, y se podrá complementar con un Máster de dos años y posteriormente un doctorado. Las materias se centrarán en «dar a conocer la realidad del Islam», concreta el representante de esta nueva universidad y presidente del Centro Islámico donostiarra, Badar Hijra, quien también especifica que «como novedad se enseñará cómo podemos bajar la ley islámica a un país laico, cristiano o judío».

El plazo de inscripción se encuentra ya abierto y se prolongará más allá del 1 de octubre -todavía no está decidido cuándo se cerrará-, fecha en la que se iniciará el curso académico. Hijra cree que tendrá «una buena acogida», ya que de momento «he recibido muchas llamadas y correos electrónicos preguntando por los requisitos para asistir a estas clases, tanto por parte de padres de más de 50 años, como de jóvenes de 22». Las puertas del centro «están abiertas a todo el mundo que quiera aprender», pero su intención reside en captar alumnos de España, Francia e Italia.

Se trata de la primera Universidad de Ciencias Islámicas del Estado y una de las pocas que en estos momentos hay en Europa -existe otra en Amberes, Bélgica, especifica Badar Hijra-. El centro donostiarra se presenta como una filial de la Universidad Islámica de Minnesota, en Estados Unidos, con la que mantendrá estrechas relaciones.

Los orígenes del centro

El Centro Cultural Islámico de San Sebastián tiene una trayectoria de «unos dos años». Desde sus inicios uno de sus objetivos ha sido el de «trabajar por la convivencia y la integración», matiza su presidente. En este camino se han organizado diversas actividades culturales y espirituales, a las cuales se invita a personalidades «cultas conocidas en el mundo musulmán», y uno de ellos fue el presidente de esta Universidad de Ciencias Islámicas, Rachid Boutarbouch.

Las relaciones entre las dos partes se fueron estrechando y comprendieron que compartían los mismos objetivos: fomentar la convivencia entre las religiones y dar a conocer el Islam. Ante esto se creó una alianza que ha llevado a que San Sebastián se convierta en una sede de este centro. «A nosotros nos permite impartir una educación en este sentido», confirma Badar Hijra. A su vez, aclara que «gracias a esta iniciativa vamos a poder combatir las lecturas y pensamientos extremos que los jóvenes puedan ver en internet o las redes sociales, porque les vamos a ofrecer un amplio espacio sobre el verdadero Islam». Por eso, espera que «la creación de este centro no suponga un temor para los donostiarras, porque nosotros trabajamos contra el yihadismo».

No se olvida de que San Sebastián se erige este 2016 en Capitalidad Cultural Europea, donde adquiere especial relevancia «la convivencia y esto supone un granito de arena más en este sentido para nuestra bonita ciudad», concreta el responsable de la universidad en San Sebastián. A la vez, realza la idea de que «cuando hablamos de universidad, hacemos referencia a educación y también a cultura».

El alcalde lo ve «positivo»

El alcalde de San Sebastián, Eneko Goia, valoró ayer esta iniciativa de «positiva», dado que supone «una manifestación más de una ciudad que cada vez es más plural, también en lo religioso». A su vez, argumentó que «en esta ciudad las cosas cambian en el sentido de la pluralidad cultural y religiosa».

El regidor donostiarra concretó que «la nueva universidad es una manifestación del cambio que se está produciendo y que hay que entender en el sentido positivo y como aportación a la identidad cultural y religiosa de la ciudad».