Diario Vasco

Pocos afectados podrán echar mano de los seguros

  • La mayoría de los propietarios de estos vehículos opta por la póliza obligatoria y descarta, por ser más caras, las que tienen cobertura ante incendios

¿Qué puedo hacer? Esta es la gran pregunta que se les plantea ahora a los dueños de las motos calcinadas en la madrugada de ayer en Gros. La respuesta a este dilema probablemente no resulte del agrado de ninguno de ellos, dado que cuentan con pocas salidas. Básicamente, deberán esperar a que se localice al responsable de haber provocado el incendio, que sea declarado culpable y demandarle por los daños ocasionados. Las compañías de seguros, a priori, en poco les podrán ayudar en esta batalla, aunque dependerá en gran medida de la póliza contratada. Esa elección que tomó en su día le resultará determinante ahora.

Los propietarios de las motos, sin excepción, se encuentran obligados por ley a disponer de un seguro de responsabilidad civil de circulación, una medida que comparten con todos los vehículos a excepción de los trenes, sillas de ruedas o juguetes. En este sentido, hay diferentes modalidades de pólizas. La más sencilla de todas ellas sería la de una cobertura a terceros, la cual cubriría los daños que se les pueda causar a los demás; es decir, si el incendio hubiera sido fortuito se haría cargo de los perjuicios provocados a otros. Pero no parece que éste sea el caso del suceso acaecido en la madrugada pasada.

Dos opciones poco utilizadas

Las otras modalidades resultan optativas. Por un lado estaría el seguro combinado de robo e incendio, y por otro el de a todo riesgo. No obstante, «no suele ser muy habitual que los dueños de las motos contraten estas pólizas», explica Daniel González, empleado de la compañía Generali. Por lo general, «la gente opta por contratar estos seguros por internet y buscan los de menor precio», aclara. Además, según explica Imanol Fernández, mediador de Ilan Seguros, «no todas las compañías permiten contratar estas pólizas, dependerá de la moto». Así, estas dos opciones suelen dejarse para las de mayor cilindrada, por lo que por ejemplo los ciclomotores (no exceden los 50cc) no se aceptarían.

En estas dos últimas modalidades estaría recogido el incendio de la moto, pero antes de hacer uso de esta cobertura habría que esperar a lo que se decrete en la investigación policial. Puede que se estime que se ha tratado de un acto político-social, y en este caso intervendría el Consorcio de Compensación de Seguro; o puede que se detecte que ha sido una acción vandálica, por lo que entonces sí que habría que echar mano de la póliza. No obstante, según indican los dos expertos, todo apunta a que pocos o ninguno de los afectados dispondrá de estos seguros específicos y tendrá que esperar a que se encuentre al responsable de los incendios.