Diario Vasco

La Diputación creará 300 nuevas plazas para reducir las listas de espera en residencias

Residencia de ancianos en Soraluze.
Residencia de ancianos en Soraluze. / MIKEL FRAILE
  • El gobierno foral lanza una batería de medidas para responder al reto del envejecimiento

300 nuevas plazas en residencias, creación de dos nuevos centros para mayores, refuerzo de prestaciones y apuesta por la innovación en el sector. Esa es la receta que ofrece la Diputación ante el reto del envejecimiento, que ha multiplicado las demandas sociales y ha tenido un efecto indeseado: las listas de espera para acceder a una residencia se han incrementado en el territorio.

A finales de julio 864 personas esperaban la llamada para el ingreso en un geriátrico. El tiempo de espera medio se situaba en 139 días a finales de 2015. La tasa de cobertura de plazas en Gipuzkoa es del 4,1%, por debajo de territorios vecinos y de países del entorno como Francia (5%), o Bélgica (7%, de las más altas de Europa).

Con este diagnóstico, el diputado general, Markel Olano, ha reconocido "el problema estructural" que existe por un envejecimiento de la población que crece más rápido que las plazas que se crean.

La respuesta del gobierno foral es una estrategia que hoy ha sido presentada por el propio Olano, junto con la diputada de Políticas Sociales, Maite Peña, y el director del Centro de Documentación y Estudios, SIIS, Joseba Zalakain. Ha sido este centro el encargado de elaborar un informede diagnóstico del sector, que cuenta además con las aportaciones de las residencias públicas y privadas, universidad, patronal y sindicatos.

La medida más directa será la creación de 300 nuevas plazas a través de la concertación en residencias privadas gestionadas por entidades del Tercer Sector. Supondrá una inversión de 4,3 millones de euros y se hará de forma progresiva y "ordenada" de aquí al final de legislatura en 2019. Se reforzará en un primer momento la cobertura en las comarcas donde se ha detectado más falta de plazas como son Buruntzaldea y Oarsoaldea. Por ejemplo, se abrirán dos nuevas residencias en Pasaia e Irun y se ampliarán otras, como la de Lasarte-Oria.

Otra de las reformas se dirige a hacer más atractiva la prestación vinculada al servicio. Actualmente la cobran 140 personas en Gipuzkoa, lo que les permite sufragar parte del coste de una plaza privada mientras esperan plaza pública. El objetivo es duplicar esa cifra por lo que se ampliará la financiación, ha anunciado Peña.

La futura residencia de Pasaia también será "un centro de referencia" para la innovación en el sector, "un laboratorio" de ideas para lanzar nuevas estrategias y herramientas técnicas que mejoren la atención tanto residencial como en domicilios, han explicado.

Gipuzkoa cuenta en la actualidad con 6.000 plazas residenciales para mayores, de las que en torno al 90% son en centros residenciales y el resto en viviendas comunitarias o apartamentos tutelados. Una de las "fortalezas" del sistema, ha subrayado Zalakain, es que apenas el 12% son privadas puras. El fuerte peso de la responsabilidad publica en la gestión de plazas diferencia al territorio, ha dicho. El diputado general se ha comprometido a mantener ese modelo y Peña ha garantizado que la inversión necesaria no repercutirá en el copago, la parte del coste que sufragan las familias, que actualmente supone el 40% del coste de la plaza en residencia.