Diario Vasco

Quemadas trece motos más de madrugada en Donostia

vídeo

Las motos han aparecido totalmente calcinadas. / AIENDE SÁNCHEZ

  • Los hechos se han producido en la calle José María Soroa de Gros, donde en agosto ocurrieron hechos similares

Trece motos más han sido quemadas esta madrugada en San Sebastián. Según ha podido saber El Diario Vasco, siete han sido totalmente calcinadas, mientras que otras seis han resultado afectadas. Los hechos se han producido entre las calles José María Soroa de Gros y Txofre, mientras que el 24 de agosto ardieron otras once también en Gros.

Los hechos se han producido pasadas las tres de la mañana (hacia las 3.45 horas, ha informado la Ertzaintza) y los servicios de emergencias han acudido al lugar de los hechos, que están siendo investigados. Además del caso de agosto, en julio también ocurrieron hechos similares en el barrio de Gros.

Los otros casos

En el caso de julio, fueron dos los puntos en los que ardieron un total de siete motos. Los bomberos informaron que una moto fue quemada en la calle Claudio Delgado hacia las 3.40 horas, mientras que unos minutos después fue en la calle José María Soroa (mismo escenario que el incendio de hoy) donde una motocicleta ardió y cinco más que estaban al lado también sufrieron las consecuencias.

En agosto, en cambio, un total de once motos se vieron afectadas. El incendio se produjo entre la calle Marino Tabuyo y José María Soroa, y los bomberos acudieron hacia las 6.20 horas. En aquella ocasión, además, un vehículo se vio afectado.

Abril

La oleada de ataques comenzó el pasado 18 de abril, cuando ardieron seis motos en la Parte Vieja donostiarra, en una zona próxima a la basílica de Santa María. El 11 de mayo cinco motocicletas y un coche quedaron calcinados en la calle Azpeitia, en el barrio de Amara. Otros tres turismos sufrieron diversos daños por el fuego, que dejó a la calle sin suministro eléctrico.

Tanto en estos casos como en los ocurridos en Gros, la virulencia de las llamas y la rapidez con la que se extendieron abonan la tesis de los investigadores de que alguien utilizó una sustancia acelerante para avivar el fuego.