Diario Vasco

2,2 millones de vehículos han cruzado el peaje de Irun este verano

Las retenciones se acumularon en agosto en Irun, en sentido a Iparralde.
Las retenciones se acumularon en agosto en Irun, en sentido a Iparralde. / F. DE LA HERA
  • El 15% han sido camiones, los grandes afectados por unas retenciones que se han repetido prácticamente todos los días

El constante ajetreo de vehículos que durante el verano ha sufrido la AP-8, con las retenciones del paso fronterizo de Biriatou como mayor exponente de la molestia generada, tiene su explicación en números. Según la Agencia Guipuzcoana de Infraestructuras Bidegi, el peaje de Irun ha registrado el paso de 2.227.165 vehículos en ambas direcciones entre julio y agosto. El 85% han sido ligeros y el 15% pesados.

Contra la sensación que haya podido calar en el usuario de esta autopista en la zona bidasotarra, el número de trayectos ha sido mayor en dirección Donostia que en el sentido hacia Iparralde. 1.200.933 vehículos atravesaron la estación de cobro procedentes de Francia mientras 1.026.232 lo hicieron en dirección al paso fronterizo.

El día de mayor tráfico fue el 30 de julio, en plena operación salida, con el flujo de 56.766 vehículos. El protagonismo fue entonces de viajeros europeos que entraban en la península Ibérica. El 71% pagaron el peaje en dirección Donostia frente al 29% que lo hicieron hacia Biriatou. Las vueltas vienieron varias semanas después. Los porcentajes se invirtieron y el 20 de agosto, en la primera parte de la operación retorno, del total de los 44.720 vehículos contabilizados ese día, 29.605, (el 66%) pasaron por Irun dirección Iparralde.

Según la Dirección de Tráfico del Gobierno Vasco, el mayor pico de retenciones en el peaje de la discordia de Biriaotu se produjo el 18 de agosto, con colas de 18 kilómetros, aunque los días posteriores -los que coinciden con el pico de vehículos que regresaban hacia Europa- también se produjeron atascos kilométricos. Se han cumplido, según la Ertzaintza, las estimaciones de crecimiento de circulación de un 4% realizadas en junio, a lo que ha habido que añadir en el paso fronterizo los controles policiales efectuados por la gendarmería. No obstante, representantes de la Dirección de Tráfico de la Ertzaintza, de la Diputación de Gipuzkoa y de Bidegi se reunirán este mes para abordar el problema de las retenciones generadas.

De momento, Bidegi ha explicado algunas de las medidas adoptadas para favorecer la fluidez del tráfico. Según la agencia foral, para gestionar el elevado número de tránsitos concentrados sobre todo en la operación salida del 29 al 31 de julio y en la de retorno, los dos fines de semana del 21 y del 28 de agosto, se mantuvieron abiertas y con personal todas las cabinas de los peajes troncales de Irun y Zarautz (los dos peajes están configurados para aumentar o disminuir el número de cabinas que en cada momento puedan atender los tráficos que van en uno u otro sentido).

La noticia positiva en cuanto al tráfico ha sido la referente a la sinniestralidad mortal. Entre julio y agosto han fallecido en las carreteras de toda Euskadi tres personas -una en Gipuzkoa-, seis menos que en el mismo período del año pasado, según la Ertzaintza.