Diario Vasco

El jueves llega la lluvia tras un calor sofocante sobre todo en el interior

fotogalería

El calor será hoy protagonista, tal y como ocurrió ayer. / UNANUE

  • A primeras horas de la tarde de mañana, el viento rolará y se desatará una galernilla que supondrá una brusca caída de las temperaturas

No, el verano no va a ser eterno. Si se cumplen las previsiones de los expertos, el otoño meteorológico llegará el jueves, que comenzará el día con chubascos débiles que, poco a poco, serán intensos y generalizados. El Alarde de Hondarribia estará pasado por agua; quienes quieran quedarse en el País Vasco durante el puente apenas verán el sol y el domingo; y la final de las regatas de La Concha se verá animada por el viento y tendrá mar de fondo.

Si se atiende al pronóstico de Aemet, explicado ayer por su delegada, Margarita Martínez, el jueves las temperaturas no tendrán nada que ver con las de ayer y mucho menos con las de hoy, porque desde primeras horas de la mañana se registrarán ya 28 grados en la costa y hasta 32 en Álava. «La masa de aire cálido que está abrasando el centro de la Península se empieza a extender». Así, la baja que está situada en Galicia llega hasta la cuenca del Nervión, para alcanzar los 30 grados en Bilbao.

Mañana el calor seguirá siendo sofocante por la mañana. La baja de Galicia se eleva de latitud hacia Irlanda, lo que provocará que se llegue a los 34 grados tanto en Vitoria como en Bilbao, aunque en San Sebastián soplará la brisa, lo que amortiguará el calor hasta rozar los 28 grados. Pero hacia las tres o cuatro de la tarde el viento rolará bruscamente hacia el oeste y una galernilla que puede convertirse en galerna caerá en picado desde el oeste de Bizkaia a Hondarribia.

Se producirá una caída brusca de las temperaturas que podría superar los 10 grados de diferencia en la costa, y de unos 8 en el interior. Y sí, empezará a llover.

La borrasca, la masa de aire frío que habrá entrado mañana, provocará las lluvias del jueves. «El Alarde empezará con agua», augura Margarita Martín. El viento soplará en dirección oeste-noroeste y propiciará chubascos débiles que acabarán convirtiéndose en lluvias intensas y generalizadas. No se superarán los 20 grados de temperatura.

Las cosas no mejorarán el viernes, día festivo en Gipuzkoa, porque parece que el otoño quiere llegar pisando fuerte. Martínez explica que ya los termómetros habrán bajado mucho y se registrarán mínimos de 13 grados y máximas de 18º en la costa. Lloverá por la mañana, pero a lo largo del día los chubascos irán desapareciendo y desplazándose hacia Cataluña. El sábado, los cielos estarán cubiertos en la costa, con nubes y claros en la Llanada alavesa, aunque en La Rioja el cierzo propiciará que haya más claros. «Las temperaturas subirán un poquito, hasta los 20 o los 21 grados».

El domingo habrá un respiro a esos días de lluvia que vaticinan las predicciones. «Será un día nublado en la costa y en el interior, con claros por la mañana. Las temperaturas subirán hasta los 26 grados en el sur de Álava y hasta los 23 en la costa. El viento será flojo variable».

La llegada del otoño meteorológico también se notará en el mar, porque jueves y viernes habrá ya olas de tres metros, inéditas «durante mucho tiempo». ¿Y el domingo de regatas? Habrá mar de fondo que demuestra que hay ya muchos frentes en el Atlántico. «Se espera más viento que el domingo pasado, aunque no será un vendaval. Habrá pleamar con marea muerta».