Diario Vasco
El impulsor de este centro es Rachid Boutarbouch.
El impulsor de este centro es Rachid Boutarbouch. / DV

Donostia acogerá la primera universidad islámica europea

  • Será un centro vinculado al movimiento marroquí Justicia y Espiritualidad, que se opone a la monarquía de Mohamed VI desde la no violencia

Euskadi, concretamente San Sebastián, contará en breve con una sede de la Universidad Islámica Europea, una institución de estudios vinculada al alegal movimiento marroquí Justicia y Espiritualidad, y cuyo objetivo es crear expertos que puedan extender el Islam por el continente europeo, para lo que se centra en mejorar la formación teológica de los jóvenes musulmanes.

Esta corriente se opone de forma radical al salafismo -la visión que propugna un islamismo más violento y radical y, por lo tanto, a las posturas defendidas por los yihadistas-. Políticamente, el grupo se ha distinguido por su rechazo a la monarquía alauita de Mohamed VI -a la que niega cualquier autoridad-, motivo por el que no es legal en suelo marroquí.

La formación que ofrece esta universidad es exclusivamente en árabe y las primeras clases que están publicitando son para el curso 2016-2017. Aunque se trata de enseñanzas 'on line', el centro contará con una pequeña oficina en la capital donostiarra.

Será una universidad virtual y filial de la universidad islámica de Minnesota, en Estados Unidos. Impartirá sus clases en árabe y tratará de conseguir estudiantes en España, Francia e Italia. La de Donostia es la primera universidad islámica virtual en Europa, aunque hay otras con sedes físicas en los países Bajos, y en Turquía. Y ya hay un proyecto para abrir otra más en Suiza.

El impulsor de este centro es Rachid Boutarbouch, un marroquí que ha dirigido la expansión de sus postulados por Europa desde Granada y que cada vez ha tenido una mayor presencia en el País Vasco.

Boutarbouch, en este sentido, ha aumentado sus viajes a la comunidad autónoma en los últimos años y está vinculado al centro islámico del barrio donostiarra de Herrera. En principio, sus postulados han tenido una buena acogida entre la población vasca de origen marroquí, donde cuenta con importantes apoyos.

Euskadi y Marruecos

Según uno de los mayores expertos en el islamismo marroquí, el periodista Ignacio Cembrero, aunque Justicia y Espiritualidad propone la aplicación en Marruecos de la sharia -la interpretación jurídica del Corán como código único para ordenar todas las relaciones sociales-, «en Europa defiende la laicidad, al entender que, dado que no conseguirán una mayoría social, este planteamiento es el que más protege sus intereses».

Cembrero destaca que uno de los paradojas que supone la apertura de esta universidad en Euskadi es que la comunidad autónoma se convierte en el territorio con una mayor presencia «de los enemigos de la monarquía marroquí». «Por un lado están los islamistas de Espiritualidad y Justicia, y por otro, las comunidades saharauis», que cuentan con una importante red de apoyos en la sociedad y las instituciones vascas.

«A las autoridades españolas, el auge de Justicia y Espiritualidad les produce sentimientos contradictorios», añade sin ambages Cembrero. «Por un lado, no les disgusta que una corriente musulmana se enfrente con los salafistas, que son la antesala del yihadismo, pero preocupa también que los enemigos de la monarquía alauita crezcan en España, que necesita las buenas relaciones con el país vecino para luchar contra la inmigración irregular y el terrorismo, entre otras cuestiones», sentencia.

«Problemas de identidad»

Ignacio Cembrero presentará el próximo viernes en el centro cívico La Bolsa de Bilbao a las 18 horas su libro 'La España de Alá', texto en el que analiza la presencia de musulmanes en España. La obra, que incluye documentos hasta ahora desconocidos sobre la radicalización en el país, supone un análisis sobre la migración y la integración de esta colectividad.

Según las tesis de Cembrero, una de las principales causas de la radicalización de los musulmanes en Europa «es su intento de resolver sus problemas de identidad». «No se sienten ni de aquí ni de allí y lo único que les define es la religión», asegura.

Para el experto, «el peligro que acecha a España está por ahora fuera, fundamentalmente en el norte de África, y no dentro, aunque hay que seguir atentos, sobre todo al avance del Estado Islámico en Libia».