Diario Vasco

«El ministro Catalá no ha entendido lo que se negociaba para los accesos», dice el Gobierno Vasco

Las palabras del nuevo ministro de Fomento, Rafael Catalá, asegurando que no autorizará «soterramientos millonarios» ni «obras faraónicas» en los accesos del TAV a las capitales vascas han encendido los ánimos en los ayuntamientos afectados y en el Gobierno autonómico -todos gobernados por el PNV-. Más allá de órdagos políticos -«el tren llegará soterrado a Bilbao sí o sí», respondió el alcalde bilbaíno, Juan María Aburto-, Lakua sabe que debe llegar a un pacto con Madrid que aún está lejos. Pero portavoces autorizados lamentaron el cambio de talante del Ejecutivo central. El tono de aparente -pero nulo- entendimiento que se mantenía con Ana Pastor durante el último año ha saltado por los aires. «Catalá no ha entendido lo que se venía negociando, sus palabras son extrañas, extemporáneas y totalmente opuestas a lo que se mantenía hasta ahora», han asegurado.

Con el acceso a San Sebastián aparentemente definido, las discrepancias se centran en Bilbao y Vitoria. Fomento aboga por retocar las actuales estaciones y hacer que el TAV llegue a cielo abierto y el Gobierno vasco reclama unos soterramientos que saldrían más caros. Más aún, el Ejecutivo autonómico se ha ofrecido a coordinar las obras y participar en la financiación. Madrid lleva sin responder desde el pasado septiembre, pero Catalá empieza a dar pistas. «O no ha recogido bien el trabajo de su antecesora o ha decidido otras iniciativas, lo que no deja de ser extraño dada la condición de gobierno en funciones», señalan desde Lakua.

Temas