Diario Vasco

Los divorcios ante notario cuadruplican al número de bodas en Gipuzkoa

gráfico

Imagen de uno de los primeros enlaces que se han llevado a cabo ante notario en Euskadi. / IGNACIO PÉREZ

  • En el primer año se han sellado 62 separaciones de mutuo acuerdo frente a 14 matrimonios

  • San Sebastián, Irun y Errenteria son los lugares del territorio donde más tirón tiene esta opción que ha arrancado despacio

Un notario, cien euros, un despacho y una pareja enamorada. Ya no se necesitan más ingredientes para celebrar una boda. Desde que en julio del año pasado entrara en vigor la ley de Jurisdicción Voluntaria, los fedatarios tienen una nueva labor; celebrar enlaces o, todo lo contrario, resolver separaciones de mutuo acuerdo. Los datos de estos primeros meses de vida de la nueva legislación arrojan una fotografía cuanto menos reveladora; los divorcios concedidos superan en un amplio número a los matrimonios realizados en la mayoría de comunidades autónomas del Estado. El poco glamour de estos enlaces y la falta de costumbre han provocado que esta alternativa no haya arrancado con la fuerza que esperaban los profesionales. En cambio, los divorcios...

En Gipuzkoa los números son más que claros. Los divorcios cuadruplican al número de enlaces que se han llevado a cabo durante este primer año de existencia de la ley. Así, en el territorio guipuzcoano se sellaron 62 separaciones de mutuo acuerdo ante los 14 matrimonios que se celebraron, según datos ofrecidos por el Consejo General del Notariado. «En general son números muy bajos porque se han llevado a cabo pocos trámites de este tipo», explica la miembro del Consejo del Colegio de Notarios del País Vasco, Inmaculada Adánez.

La baja cifra en los enlaces puede estar influida porque los notarios aún no pueden instruir los expedientes matrimoniales, una labor que se realiza en el Registro Civil, pero que a partir del 30 de junio de 2017 será labor de los fedatarios. En estos momentos una pareja que quiera casarse ante notario, debe ir al Registro Civil y comunicar que quiere que le case un fedatario. Desde agosto del año que viene el panorama cambiará y no deberán acudir al Registro. Una circunstancia que esperan aumente el número de enlaces.

En los otros dos territorios de Euskadi, también se cumple esta tendencia. Bizkaia es sin discusión, probablemente por contar con un mayor número de habitantes, el territorio histórico en el que más divorcios se han sellado, un total de 93, frente a los 38 matrimonios que se han firmado ante un fedatario. En Álava por contra solamente se han celebrado ocho bodas, mientras que se han realizado treinta divorcios.

Menos en el interior

Ya sea porque hay más costumbre de acudir al notario o porque ha surgido así, lo cierto es que en un mismo territorio también se dan diferencias significativas en cuanto al número de bodas y divorcios que se han podido celebrar estos primeros escacos trece meses. Adánez pone el foco en que, por ejemplo, «en el interior de Gipuzkoa se han realizado pocos trámites de este tipo si los comparamos con ciudades más grandes. He cotejado los datos con mis compañeros y San Sebastián, Irun o Errenteria son los lugares donde más movimiento se nota. Probablemente sea también porque son núcleos con un gran número de población».

Durante este año casi 7.000 parejas se han acercado hasta algún despacho de notario para contraer matrimonio o divorciarse en el conjunto del Estado. En total, 2.300 lo han hecho para casarse, mientras que 4.600 han dado por concluida su unión. Desde el Consejo General del Notariado subrayan que la entrada en vigor de la ley ha conseguido uno de sus objetivos: «Han descongestionado un poco la Administración de Justicia en asuntos no contenciosos y que no exigían, por tanto, la intervención de un juez». Seis divorcios frente a trece matrimonios se han celebrado de media, cuyas cifras en proporción difieren de la tendencia general del Estado, donde según los datos de Política Familia las bodas siguen prevaleciendo frente a los divorcios (diez enlaces por siete rupturas).

Durante este primer año, las tres comunidades donde, en términos absolutos, se han celebrado más bodas y divorcios ante notario han sido Madrid, Cataluña y Andalucía. En comunidades como Valencia o Galcia por ejemplo esa diferencia se duplica, mientras en casos como Murcia, Castilla-La Mancha, Extremadura o La Rioja se llega a quintuplicar. La única comunidad en la que las dos cifras se asemejan es Cataluña donde se contabilizaron 500 matrimonios, ante los 575 divorcios que se han sumado.

La excepción que confirma la regla en este caso es Aragón. Si en todas las comunidades autónomas la cantidad de divorcios sellados supera al de los matrimonios en un amplio número, los aragoneses rompen la estadística. Así, se han celebrado 120 enlaces ante las 98 separaciones que se han realizado ante notario. Por provincias, la única que sigue esta tendencia es Zaragoza donde se han llevado a cabo 120 matrimonios y 98 divorcios. Por contra en Huesca y Teruel siguen la misma tendencia que la mayoría de territorios del Estado, aunque llama la atención que en la provincia oscense solo se hayan confirmado dos matrimonios.