Diario Vasco

La Ertzaintza desmantela en Hondarribia uno de los laboratorios de 'speed' más importantes de España

fotogalería

Imagen del parte del material incautado en la operación de Hondarribia. / ARIZMENDI

  • Se han decomisado 80 kilos de esta droga además de 20 kilos de hachís, cerca de un kilo de cocaína y medio kilo de otra variedad de metanfetamina denominada 'Crystal Meth'. Su valor habría alcanzo el millón y medio de euros. Ocho personas han sido detenidas

La Ertzaintza ha desmantelado en Hondarribia una de los mayores laboratorios de speed a nivel nacional. En la operación, en la que han sido arrestados ocho personas, se han decomisado 80 kilos de esta droga además de 20 kilos de hachís, cristal y cocaína. Su valor se calcula en un millón y medio de euros. El grupo criminal, del que siete de sus miembros ya están en prisión, actuaba entre las comarcas del Bidasoa y Donostialdea. En el transcurso de las investigaciones, la Ertzaintza ha registrado una decena de inmuebles, ha intervenido ocho vehículos, ha descubierto un invernadero de marihuana y ha decomisado dinero en metálico. El grupo criminal se aprovisionaba de droga procedente de Holanda.

Las investigaciones realizadas por el Servicio de Investigación Criminal Territorial de Gipuzkoa se iniciaron a comienzos de año. Diversas averiguaciones pusieron a los investigadores sobre la pista de un grupo de traficantes de droga, especialmente de 'speed', que distribuian tanto en Euskadi como en otras Comunidades Autónomas.

Un grupo bien organizado

Los dispositivos de control y seguimiento establecidos permitieron confirmar el carácter de grupo criminal jerarquizado, con cometidos precisos para cada miembro y unas estrictas medidas de seguridad para evitar ser detectados. Uno de ellos se encargaba del alquiler de inmuebles tales como pisos y garajes, mientras que otros dos realizaban labores de aprovisionamiento de sustancias de corte, como cafeína y lidocaína, a través de una empresa química de Madrid. Para realizar dichos pedidos usurpaban identidades de personas ajenas al grupo, de los que poseían sus documentos de identidad. El grupo lo componían ocho personas, siete hombres y una mujer, con edades comprendidas entre los 34 y los 48 años.

Los investigadores sospecharon que el grupo podía disponer de un laboratorio clandestino para el corte y distribución de la droga, que fue localizado en una vivienda ubicada en el término municipal de Hondarribia. El pasado día siete de julio, agentes de la Ertzaintza accedieron al inmueble y arrestaron tanto al cabecilla de la red como a otros dos presuntos miembros del grupo. En su interior descubrieron el laboratorio de droga clandestino y localizaron varios kilos de 'speed'.

El mismo disponía de todos los elementos necesarios para la manipulación de la droga: envasadoras, básculas de precisión, una prensa hidráulica, sustancias y reactivos químicos para el corte y tratamiento de la droga. También se localizaron 42 teléfonos móviles, una máquina contadora de billetes y 7.000 euros en metálico. Este laboratorio es el segundo desmantelado por la Ertzaintza en Gipuzkoa en el último año y medio, tras el localizado en una vivienda de Irura, en abril de 2015, también dedicado a la preparación de 'speed'.

Droga procedente de Holanda

Estas detenciones dieron paso a la segunda fase del dispositivo, que consistió en el registro de otros inmuebles de los que se tenía constancia de que eran utilizados por los traficantes, todo ello a instancias del Juzgado de Instrucción nº3 de Irun. Entre otros, una vivienda y un garaje situados en la parte vieja de Hondarribia además de un trastero ubicado en Irun. Todos los registros se han realizado en el transcurso de estas dos últimas semanas, al tiempo que se practicaban otras cinco detenciones, cuatro varones y una mujer, en las localidades de Irun y Donostia.

En total y como resultado de ambas fases del operativo anti-droga, la Ertzaintza ha podido intervenir 80 kilogramos de 'speed', 20 kilos de hachís, cerca de un kilo de cocaína y medio kilo de otra variedad de metanfetamina denominada 'Crystal Meth', especialmente peligrosa para el organismo. Además, se localizaron sesenta plantas de marihuana en proceso de crecimiento en un invernadero clandestino establecido en uno de los pisos registrados, que disponía de todo el instrumental necesario para favorecer el desarrollos de la plantación ilegal.

Por otra parte, y en el contexto de la parte logística establecida por los traficantes, se han intervenido otros tres turismos, una auto-caravana y cuatro motocicletas. Destacan también el centenar de teléfonos móviles aprehendidos, que eran utilizados por los traficantes para sus comunicaciones. En el aspecto económico, los agentes se han incautado de un total de 15.000 euros. Según se ha podido determinar, el grupo criminal se aprovisionaba de droga procedente de Holanda a través de un colaborador que fue detenido en Francia cuando regresaba al País Vasco con un alijo de metanfetamina.

Siete de las ocho personas detenidas han ingresado en prisión, mientras que la otra quedaba libertad con cargos, con obligación de presentarse cada quince días en el Juzgado.