Jiménez: «Muchos jóvenes se relacionan en la red con extraños por el riesgo que conlleva»

Jiménez concreta que «las tecnologías puestas a nuestro servicio son un facilitador de las relaciones familiares»./
Jiménez concreta que «las tecnologías puestas a nuestro servicio son un facilitador de las relaciones familiares».

La docente cree que «hay que acabar con el mito de que los padres no son capaces de asesorar a sus hijos en materia de redes sociales o internet»

ION FERNÁNDEZSAN SEBASTIÁN

«No hay recetas mágicas para los padres sobre cómo actuar con sus hijos en el tema de internet o las redes sociales». La profesora de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación de la UPV/EHU Estefanía Jiménez cree que la clave «se encuentra en educar y no imponer». Así lo explicó ayer en el curso de verano 'Educar en los tiempos del Selfie: pautas y consejos para familias con adolescentes conectados', que se desarrolla entre ayer y hoy en el Palacio Miramar, de San Sebastián, donde también expuso que «las tecnologías nos han llevado a un mundo incierto».

- ¿A qué se debe esto?

- El uso que se hace de las tecnologías puede variar en cuatro o cinco meses, ya que puede aparecer una nueva aplicación para el móvil que deje de lado otras que hasta ese momento eran muy populares. Además, las estrategias que se tenían para controlar el consumo de internet de los hijos en pocos años han dejado de estar vigor. Antes se instalaba en lugares comunes, para que los padres pudieran conocer lo que hacían sus hijos, pero esa tendencia ha cambiado y ahora se puede utilizar en cada habitación. A su vez, actualmente el mayor consumo se realiza a través de móviles o tablets, no de ordenadores como antes.

- ¿Por qué muestran los jóvenes tanto interés por hacerse selfies y exponerlos en las redes sociales?

- Las nuevas tecnologías ponen al alcance de ellos, de manera sencilla, este recurso que encaja bastante bien con la ideología de los jóvenes de mostrarse a los demás. Les permite generar su propia imagen y comunicar al resto la información que ellos quieren aportar, como dónde han estado o la gente de la que se rodean.

- ¿Qué mitos hay que desterrar sobre adolescentes y tecnología?

- Debemos acabar con la idea de que los jóvenes, por el simple hecho de serlo, ya se manejan como pez en el agua con ellas y no necesitan de la guía de un adulto. La figura de los padres sigue siendo importante, ya que siempre hay cosas que no serán capaces de distinguir si son importantes o no. En relación a ello, hay que terminar con el mito de que los padres no son capaces de asesorar a su hijo en materia de internet, ya que sí que lo son y deben hacerlo.

- ¿Las tecnologías dificultan o facilitan la labor de los padres?

- Han introducido un factor de complejidad, porque suponen otro aspecto a gestionar en sus hijos. Sin embargo, el teléfono móvil es un facilitador de las relaciones familiares, ya que nos permite saber dónde están, si se encuentran bien o si hay que ir a recogerlos. Las tecnologías puestas a nuestro servicio sirven para ayudar a relacionarnos con nuestro entorno, por ejemplo más de la mitad de los padres comparten grupo de Whatsapp entre ellos o con sus hijos, y esto también resulta interesante.

- ¿A qué años suelen introducirse los niños en internet y las redes sociales?

- Hemos hecho un estudio en el que han participado 500 niños de entre 9 y 16 años y les hemos preguntado sobre cómo se sienten respecto al consumo de internet. Una de las cuestiones hacía referencia al año de inicio, y los pequeños que ahora tienen diez años nos dijeron que con siete, mientras que los de 15 nos indicaron que con 10.

- ¿Hacen más caso los adolescentes a las redes sociales que a sus padres?

- Una última encuesta del CIS sobre esta cuestión así lo indica, y muchas personas también lo creen. No obstante, a mí me parece que es una visión muy simple, porque cada familia es diferente.

- ¿Resulta preocupante que un adolescente pase mucho tiempo en las redes sociales?

- Algunos jóvenes le dedican mucho tiempo a estas herramientas, pero esto no lo considero preocupante. Me inquieta más hasta qué punto les condiciona su vida o si por las noches en vez de descansar están revisando mensajes.

- ¿Qué riesgos encuentran los jóvenes en internet?

- Uno de los problemas que genera internet y al que los adolescentes más importancia le dan es el ciberacoso. Internet también puede facilitar el acceso a contenido de índole sexual o poco adecuado, como información proanorexia, homófoba o xenófoba. Tampoco podemos olvidarnos de que pueden entrar en contacto con extraños.

- ¿Por qué muchos niños se relacionan con desconocidos en las redes sociales?

- Aquí entran en juego dos factores. Por una parte les atrae el riesgo que ello conlleva, y la otra está relacionada con que el que ahora es un extraño luego se vuelve conocido. Muchos hablan con amigos de sus amigos, pero que realmente no los conocen.

- No es partidaria de prohibir el uso de internet a los adolescentes...

- Los adultos tienen que entender que internet y las redes sociales no son algo ajeno a sus hijos, sino que forma parte de su vida. Deben mostrar empatía y acercarles a la tecnología con tranquilidad, entender que ayudarles en ellos resulta útil y necesario. También deben conocer las herramientas en las que se moverán sus hijos.

- ¿De qué manera pueden mediar los padres entre sus hijos y las redes sociales?

- Los adultos pueden aludir a cuatro aspectos. El primero sería la mediación activa, que implica estar con los hijos cuando estén conectados a internet, sin controlarlos, y hablar con ellos sobre las páginas webs o las herramientas en las que navegan. La segunda sería la mediación activa de la seguridad, que conllevaría dar consejos para que sean capaces de protegerse, como por ejemplo cómo actuar cuando algo les molesta o cómo bloquear a una persona con la que no quieran tener contacto. Estas dos serían las más adecuadas.

- ¿Cuáles son las otras dos?

- En tercer lugar tendríamos la mediación restrictiva, que sería prohibirles ver determinados vídeos, descargarse aplicaciones o no permitir geolocalizarse. Y en cuatro lugar nos encontramos con las restricciones técnicas, que es el uso de herramientas para controlar el tiempo de conexión o restringir el acceso a determinadas páginas.

- ¿No permitir geolocalizarse?

- Esta herramienta aporta una información que en muchas ocasiones no debería ser pública, de la misma manera que cuando te vas de vacaciones no hay que dar pistas de que dejas la casa.

- ¿El interés por las redes sociales se mantiene siempre igual entre los jóvenes?

- No. A medida que los niños se van haciendo mayores van percibiendo que no tienen por qué estar tan pendientes de ellas o permanentemente conectados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos