Diario Vasco

Javier Laparra (jefe del servicio de neumología del HUD): «Las mujeres han sido una diana de las tabaqueras»

Javier Laparra es jefe del servicio de neumología del HUD.
Javier Laparra es jefe del servicio de neumología del HUD. / M. FRAILE
  • Enfermedades como la broncopatía crónica han dejado de afectar solo a hombres

- ¿Se está ganando la batalla al consumo de tabaco?

- El descenso del consumo de tabaco es una realidad en la práctica de los países occidentales, aunque no lo es tanto en el este de Europa y en los países en vías de desarrollo, en los cuales se sigue consumiendo tabaco de una forma importante que hace que globalmente el número de fumadores no descienda. Los exfumadores del primer mundo están siendo sustituidos por personas que hasta la actualidad no eran fumadores pero que están iniciándose en el hábito. Además, en nuestro país el consumo cambia: los jóvenes fuman menos cigarrillos manufacturados pero consumen tabaco de liar, básicamente por el precio.

- ¿Las leyes antitabaco han mejorado la salud de la población?

- Las leyes no producen cambios en la salud de la población a corto plazo. Todavía es muy pronto para valorar descensos en mortalidad o en prevalencia de determinadas enfermedades ligadas al tabaco, pero en países que van por delante nuestro en el descenso del consumo ya se ha apreciado la disminución en mortalidad cardiovascular. En EE UU, en los estados en los que la prohibición de fumar es más antigua la cifra de eventos cardiovasculares ha disminuido.

- Aumenta la prevalencia del cáncer de pulmón entre la población femenina...

- El cáncer de pulmón es una de las consecuencias mas dramáticas del consumo de cigarrillos. Las mujeres no son una excepción. A principios de los años 2000, el cáncer de pulmón sobrepasó al cáncer de mama en las mujeres norteamericanas, y si aquí sigue la progresión de mujeres fumadoras probablemente ocurra lo mismo. Las mujeres han sido una diana de la industria tabaquera al ver que los hombres se iban descolgando de la adicción. En la última década los varones han dejado de fumar en un porcentaje muy importante, pero las mujeres han seguido con las tasas de tabaquismo que tenían hace años. Cada vez vemos más mujeres con broncopatía crónica en una enfermedad que hasta hace unos años era casi exclusivamente de varones

- ¿Cuántas personas dejan de fumar en la unidad de tabaquismo del Hospital Universitario Donostia (HUD)?

- La unidad de tabaco del hospital consigue unos resultados de abandono de tabaquismo, medido como abstinencia al año de comenzar el programa, que oscila en torno al 30-35%. Las unidades de tabaco están ya instaladas en los centros de salud y prácticamente en todos se puede ofertar a las personas que lo deseen herramientas para conseguir abandonar el tabaco, en ocasiones psicológicas y en otras combinadas con fármacos, ya que es lo que consigue los mejores resultados.

- ¿El hecho de que Osakidetza no costee esos fármacos, está retrayendo a los fumadores?

- Es cierto que en nuestra comunidad nunca se ha financiado el tratamiento farmacológico para dejar de fumar, pero esto no es un gran hándicap para que la persona que quiera hacerlo se ponga en contacto con su centro de salud y solicite información. No siempre es necesario el tratamiento farmacológico, pero si se cree conveniente pocas personas renuncian a él por una cuestión de precio; a fin de cuentas el tabaco tiene un precio cada vez más elevado y seguro que trae a cuenta el dejar el tabaco incluso desde el punto de vista económico.

- El Gobierno Vasco tiene previsto prohibir fumar en sociedades gastronómicas, estadios y plazas de toro. ¿Esta medida llega tarde?

- Desconozco en qué términos reflejará la normativa la prohibición de fumar en sitios como sociedades gastronómicas, recintos deportivos, etc., pero estoy seguro de que será una medida acertada, como la que está en vigor. Siempre hay pequeños problemas en su ejecución inicial, pero al final se suele imponer el sentido común y las personas que componen la mayoría, es decir, los no fumadores, también tienen derecho de respirar aire no contaminado, y creo que los fumadores lo entienden cada vez mejor. Es cuestión de ir normalizando una situación a favor de los no fumadores que han ido ganado derechos también, es verdad, por la comprensión de los fumadores.