Victoria Federica se hace mayor

Victoria Federica con su hermano, Froilán. Ana Cela y Octavi Pujades, en un quirófano utilizado como decorado en el rodaje de la serie, aunque tan auténtico como los títulos en Medicina que ambos poseen. / R. C. TVE
Victoria Federica con su hermano, Froilán. Ana Cela y Octavi Pujades, en un quirófano utilizado como decorado en el rodaje de la serie, aunque tan auténtico como los títulos en Medicina que ambos poseen. / R. C. TVE

La hija de la infanta Elena cumple hoy 17 años. Lista y discreta, es el ojito derecho de sus abuelos

IRMA CUESTA

A Victoria Federica, la niña bonita de la familia Borbón, deben andar a estas horas preparándole la tarta con la que celebrará su 17 cumpleaños. La nieta preferida de los Reyes eméritos es, según afirman quienes la conocen, una chica lista, cariñosa, algo introvertida y con un don especial para la música. Puede que fuera eso -toca el piano desde muy pequeña y no lo hace nada mal- lo que encandilara a su abuela Sofía, pero el hecho es que a la madre de Felipe VI, padrino de la criatura, se le cae la baba cuando está con su nieta mayor. Tampoco su abuelo materno disimula su predilección por la hija pequeña de la infanta Elena. Victoria Federica es la acompañante habitual de don Juan Carlos en los toros y este verano también se les ha visto a los dos en San Sebastián y Sotogrande.

Muy lejos de la imagen que ha proyectado su hermano Froilán, es una jovencita discreta que, además de la música, y de ser una fan declarada de Taburete, el grupo que lidera el hijo de Luis Bárcenas, adora el deporte. Para satisfacción de su madre, enamorada de la equitación desde pequeña, Victoria es también una entregada amazona y, al menos de momento, no parece que ande loca por andar de fiesta.

De hecho, a la hija de Elena de Borbón y Jaime Marichalar le gusta más salir con sus amigas del colegio St. George's de La Moraleja, en donde este año acabará la Secundaria después de pasar dos años en Inglaterra en un carísimo colegio femenino al que asiste buena parte de la descendencia de la aristocracia británica.

Buena estudiante

Tampoco en los estudios se parece a su hermano. Es buena estudiante, muy responsable, y tiene facilidad para los idiomas. Un don que dicen que ha heredado de su padre, que nunca ha escondido su debilidad por su hija.

Fue él quien salió en su defensa cuando hace unos meses una revista alemana aseguró que estaba tan delgada porque tenía problemas con la comida. A Jaime de Marichalar le pareció increíble que alguien pudiera faltar a la verdad con un asunto tan serio y aseguró que su hija era igual que su madre y su hermana, que a esa misma edad no lograban engordar por más que comieran. La realidad es que la chica que hoy ocupa el quinto lugar en la línea de sucesión al trono ya era larguirucha al nacer. Victoria Federica, que llegó al mundo la mañana del 9 de septiembre de 2000 en la clínica Ruber Internacional, pesó 3,5 kilos y midió 53 cm. Diecisiete años después, se ha convertido en la niña más querida de la Familia Real. Dicen que incluso su tía, la reina Letizia, a la que no se ve muy a menudo con su familia política, siente verdadera predilección por esa mujercita tímida y amable a la que le gusta Bach.

Fotos

Vídeos