SuperMerkel contra el villano

Un millón de firmas piden a la ‘Canciller del Clima’ que pare los pies a Trump en el G20. «Llévenos hacia un futuro sostenible», reclaman, con fe ciega en los poderes de la líder alemana

INÉS GALLASTEGUI

ue es la mujer más poderosa del mundo ya lo sabíamos: la revista ‘Forbes’ nos lo recuerda cada año, desde hace nueve. ¿Pero una heroína con superpoderes? Sin necesidad de verla cambiar su insulso traje sastre por una ajustada malla de licra, cientos de miles de personas en todo el mundo creen que Angela Merkel es el único ser sobre la Tierra capaz de plantar cara al último villano global. ‘Una mujer para parar a Trump’ es el título de la campaña con que Avaaz.org pretende investir con la fuerza de la gente anónima a la ‘Canciller del Clima’, ante su encuentro con el presidente americano en la cumbre del G20 en Hamburgo. «Rechazamos los intentos de Trump de dividir al mundo en materia de cambio climático. Y pedimos a Merkel que nos lleve hacia un futuro sostenible y seguro, con o sin Estados Unidos», señala la carta que anoche habían firmado casi un millón de personas.

Quizá Frau Merkel sea algo gris, pero cobarde, no. Desde que el magnate que ocupa el Despacho Oval anunció su retirada del Acuerdo de París, la presidenta federal se ha convertido en una valiente abanderada de este compromiso de 195 países para reducir la emisión de gases contaminantes. En las reuniones preparatorias de la cumbre, la política cristianodemócrata buscó el apoyo de sus colegas europeos para hacer frente común: «El Acuerdo del Clima no es negociable ni reversible. Estamos más determinados que nunca a hacerlo realidad». Y de forma «rápida» y «decidida».

En verde

Energías renovables
En periodos de mucho sol y viento fuerte, el país ha llegado a un 85% de abastecimiento con energías limpias. Merkel se ha comprometido a eliminar las centrales nucleares para 2022.
Alianza
Los Verdes, que rondan el 10% del electorado, están dispuestos a pactar con la CDU tras las elecciones del 24 de septiembre.

Las apariencias engañan y algunas ONG han sabido ver en esa señora de aspecto conservador a una intrépida adalid del ecologismo. No les faltan motivos: bajo su mandato, Alemania se ha convertido en referente mundial de las energías limpias, con un 35% de su electricidad producida por fuentes no contaminantes. «Trump va a tratar de secuestrar la reunión de los 20 países más poderosos y convertirla en un ataque a nuestro planeta. A menos que Angela Merkel lo detenga», señala la petición de Avaaz.org, cuyos representantes se manifestaron en Berlín la semana pasada para respaldar a su superheroína. «Es una de las voces clave en la batalla contra el cambio climático y podría aislar a Trump si consigue que los otros 19 países se sumen a un acuerdo que respalde las energías 100% limpias», confían.

Siempre el mismo traje

Si tiene superpoderes, Merkel lo lleva con extraordinaria discreción. Cualquier parecido de la presidenta de la CDU con Wonder Woman, la princesa guerrera que estos días arrasa en las taquillas, es pura coincidencia. Los expertos en imagen siempre han destacado la sobriedad, cuando no la sosería, de la dirigente germana, de la que algunos culpan a su juventud en la austera Alemania del Este.

Ajena a los vaivenes de la moda, ha hecho escasas concesiones a la galería: ahí están su sempiterno uniforme -mismo diseño de chaqueta, distinto color- y su corte de pelo a tazón, con imperceptibles variaciones en tres décadas. En 2008 causó conmoción, por lo infrecuente, el atrevido escote que lució en la Ópera de Oslo. La prensa amarilla teutona se cebó. «Armas de distracción masiva», lo llamaron. Ella no se lo tomó a pecho. «No habría un debate como este si fuera hombre», zanjó.

Pero la política internacional no es un cómic ni Trump el archienemigo. La modestia suele ser una de las virtudes que no faltan en un superhéroe -al menos, cuando va de civil- y la anfitriona de la cumbre ha reconocido sus limitaciones con pragmatismo germánico. «Estados Unidos es una parte importante del G20 y haremos todo lo posible para trabajar bien en común, sin minimizar las diferencias». No parece probable que el encuentro bilateral previo a la cumbre sea un duelo en plan Superman frente a Lex Luthor, Spiderman contra el Doctor Octopus o Batman versus Joker.

Fotos

Vídeos