El noveno pasajero

Javier Sánchez Santos está dispuesto a defender su genética en los tribunales.
Javier Sánchez Santos está dispuesto a defender su genética en los tribunales. / EFE

A punto de cumplir 74 años, Julio Iglesias podría ver cómo le añaden otro hijo a los ocho que ya tiene

ARANTZA FURUNDARENA

Alentado quizá por el logro de Manuel Díaz o por el bigote momificado de Dalí como fuente inagotable de ADN, Javier Sánchez Santos ha decidido volver a la carga al grito de '¡Soy un hijo de... Julio Iglesias!'. Al fin y al cabo, si una echadora de cartas, que se parece tanto a Dalí como Dalí a Paquirrín, puede ser vástaga del insigne genio ampurdanés, por qué él, que sí guarda un parecido razonable con Julio (sobre todo en su peculiar forma de hablar), no va a ser reconocido por un juzgado como su digno heredero... Por eso (y por mucho más, que diría el cantante), Sánchez está dispuesto a defender su genética en los tribunales. El próximo lunes presentará una demanda de paternidad.

Fernando Osuna, el letrado sevillano que le representa, no ha precisado si la reclamación se hará en los juzgados de Valencia, donde reside su cliente, o en los de Marbella, donde Julio posee un casoplón y pasa algunas temporadas. Pero que la presenta lo saben los checoslovacos... Otra cosa es que se la admitan. Javier dice disponer de una prueba de ADN que, según él, confirma una coincidencia genética del 99'9% con Julio y está dispuesto a llevar el asunto hasta el final. El problema es que ya hubo una sentencia previa. Y fue anulada. A nadie se le escapa que el caso del 'hijo secreto' de Julio lleva más de veinte años siendo del dominio público. De hecho, España hace mucho que lo adoptó como hijo (del cantante) al margen de lo que dijera el supuesto padre.

En 1992 Javier Sánchez estaba todavía en 2º de BUP y fue su madre, la mediática y peleona María Edite Santos, la que presentó la demanda en su nombre en un juzgado de Valencia. El juez la admitió. Y hasta le dio la razón, una vez que Iglesias se negó a hacerse la prueba de ADN. Sin embargo, los abogados del artista consiguieron que la sentencia fuera anulada por un fallo de carácter técnico... Se escudaron en que la notificación de la solicitud de la prueba genética no se la habían entregado personalmente al cantante.

Veinticinco años después, y por aquello de que la venganza es un plato que se sirve frío, María Edite regresa del más allá mediático y posa en Vanitatis con los labios como salchichas y un perrillo de compañía teñido de fucsia. «Julio esta vez está acojonado», proclama sin ambages. La exbailarina jura que ella y su hijo nunca han querido dinero... Para más tarde añadir que su Javier «tiene los mismos derechos que el resto. ¿Por qué no va a tener la parte (de la herencia) que le corresponda?».

Una servilleta, una colilla...

'Hey, no vayas presumiendo por ahí... (de ser hijo mío)', podría replicarle el cantante a Sánchez. Pero él esta vez lo tiene clarísimo, gracias a que un detective privado desplazado a Miami consiguió la prueba definitiva que confirma la coincidencia del ADN. El material genético lo pudo obtener, según dicen, de cualquier familiar varón de Julio Iglesias a través de una servilleta usada o de una colilla... Aquí vale cualquier hijo, hermano o incluso el padre del artista... Pero exhumar a 'papuchi' sería todavía más escandaloso que desenterrar a Dalí, así que eso queda descartado.

Julio, que ya tiene ocho hijos oficiales, podría ver cómo a punto de cumplir los 74 años le adjudican un noveno. A falta de un papá Iglesias, Sánchez ha acudido al Papa de la Iglesia de Roma. No se sabe si para pedir una audiencia o directamente un milagro. Hasta sacó un disco titulado 'Soy como tú', que no entró precisamente en las listas de éxitos... El 'Soy como tú' debía de referirse a su presunto hermano Julio José, que tampoco da una en la música.

Maestro del 'erre que erre', igual que Manuel Díaz, el hijo de María Edite no piensa rendirse. Viendo el tremendo ridículo en el que ha caído Manuel Benítez El Cordobés con su 'negacionismo', Iglesias quizá debería repensárselo y cantarle al chaval un reconciliador 'Abrazameee'...

Fotos

Vídeos