Kutxa Kultur Moda, el fomento del talento local y su promoción profesional

Premiados de la tercera edición del concurso posando en el Museo San Telmo. / IRENE MARISCAL

EFESAN SEBASTIÁN

Kutxa Kultur Moda se creó hace siete años para fomentar el talento guipuzcoano y contribuir a su profesionalización. Desde el curso pasado cuenta con un espacio físico en Tabakalera que antes no tenía, donde a partir de hoy cinco jóvenes desarrollarán sus proyectos en residencias de un año.

A medida que esta iniciativa se consolida, va ganando adhesiones, como las de Bilbao Art and Fashion (Biaaf), una plataforma que gestiona proyectos de diseñadores emergentes en todo el mundo, y el Museo Balenciaga, que han formado parte del comité de selección de los nuevos talentos.

Ser guipuzcoano o residente en Gipuzkoa era uno de los requisitos que debían cumplir los aspirantes, entre los que han sido elegidos Clara Virgili (Barcelona), Gino Rojas (Perú), Nuria de Oliveira (Hernani), Marta Arrivas (Zarautz) y Samuel Ruiz (San Sebastián).

Todos ellos son diseñadores amateur o que se encuentran en la fase inicial de profesionalización, quienes recibirán formación técnica, jurídica y económica.

Mikel Mendarte, director de Kutxa Kultur, ha explicado a EFE que en la base de este programa ha estado siempre la generación de empleo, no solo el respaldo a la faceta artística de los residentes.

Por ello, se ayuda a los jóvenes diseñadores a definir un modelo de negocio y a realizar un plan de viabilidad, y luego se les «tutoriza», ha añadido.

«Hoy les enseñaremos ya los espacios y nos sentaremos con ellos para ver qué necesidades de formación tiene cada uno, porque no son todas iguales», ha precisado Mendarte.

Los jóvenes modistos no reciben dotación económica, salvo 1.000 euros para preparar la colección que presentarán en un desfile en Balenciaga Museoa cuando terminen la residencia dentro de un año.

El museo de Getaria acogerá este mismo mes la pasarela de los cinco diseñadores que han concluido el curso, dos de los cuales van a abrir su propio taller y un tercero están trabajando para otras entidades y empresas.

Está costando más proyectar la labor de quienes han optado por una línea artística, a los que se presta apoyo para lograr participar en exposiciones.

Los nuevos residentes ofrecerán un primer desfile en Tabakalera el 27 de enero a modo de carta de presentación y en octubre de 2018 estarán en Balenciaga para dar a conocer sus creaciones, un total de diez cada uno.

Con este programa, Kutxa Fundazioa busca tejer redes en el sector para contribuir «a restablecer una cadena de valor parcialmente quebrada en los últimos años».

Uno de los propósitos es implicar también al Instituto Etxepare en el proyecto para que difunda la moda guipuzcoana en el exterior, ha señalado Mendarte sobre la institución que dirige Miren Arzalluz, exresponsable de Colecciones del Museo Balenciaga.

Además de cursos y charlas, se organizan acciones para difundir el talento local. Por ejemplo, se les promocionará en los medios especializados y Kutxa Kultur les pondrá en contacto con clientes de la entidad, desde propietarios de tiendas a particulares con interés en el mundo de la moda, ha indicado Mendarte.

Los diseñadores tendrán a su disposición durante este año máquinas de coser industriales, y de corte circular y puntada invisible, así como maniquíes, una oficina compartida, una plaza para pasarela y una «showroom» para atender a los clientes.

Fotos

Vídeos