Elegancia en exclusiva en el Museo San Telmo

Una modelo con un diseño de Juanjo Oliva desfila en San Telmo. / Sara Santos
Gipuzkoa de Moda

Modelos con looks únicos desfilan por una pasarela que exhibe el glamour del territorio guipuzcoano

A. LERATE

No al modo convencional, pero el Museo San Telmo de Donostia exhibió este sábado arte. Envuelto en un espectáculo de luces y música, marcas exclusivas de moda presentaron sus últimas colecciones en una de las jornadas más esperadas de la presente edición de GdM Donostia Moda Festival. Las exquisitas propuestas de Isabel Zapardiez pusieron el colofón a una jornada donde tanto las multimarcas guipuzcoanas que desfilaron por la mañana como las seis firmas guipuzcoanas y nacionales que mostraron sus tendencias por la tarde desprendieron glamour y elegancia.

Zapardiez terminó por remarcar una de las constantes de la jornada: la fuerte personalidad de cada marca. Celebraba su 15 aniversario y no defraudó. Con su diversidad de tejidos y materiales, su fusión de estilos y su rica variedad de matices plasmó la idea de mujer urbana y cosmopolita que, siempre de forma exclusiva y singular, lleva el sello de una de las marcas de la moda nupcial española más consolidadas. Vestidos atemporales -pero sofisticados- donde se mezclan elementos tradicionales y vanguardistas hicieron las delicias de un público entregado al que la jornada se le hizo corta.

Además

Había iniciado los pases de la tarde BOX San Sebastián, con su última creación: ‘Inusual’. Esta firma demostró a través de una variada colección de bolsos que la funcionalidad y la estética no están reñidas. Incidió también en criterios ecológicos con sus pieles obtenidas de forma genuina de vacas y corderos. La oferta de BOX se presentó así, además de accesorio perfecto a cada giro que da la moda, como abanderada del llamado Slow Fashion e innovadora responsable y comprometida con la sociedad.

El evento cambió de ritmo con la irrupción sobre la pasarela del desparpajo de las prendas de Zergatik, con estampados artísticos, llenos de alegría y color, con la naturaleza siempre como elemento de evocación. El espíritu rebelde que denota el propio nombre de la marca sirve de común denominador de una colección diseñada para la mujer que quiere divertirse con la ropa.

Hasta la música y la actitud de los modelos se contagió de la fuerte personalidad de una marca que sugiere todo un lifestyle o forma de vida. Las formas arquitectónicas y volumétricas se dejaron notar en una colección que quiso explorar el universo retrofuturista desde el campo pictórico.

Y antes del coctail que marcó un paréntesis en el derroche de muestras innovadoras que acogió la pasarela de San Telmo llegó la propuesta más íntima del día, enfocada directamente a ese tipo de belleza que se llama autoestima. Amaia Txabarria exhibió una colección de lencería con medias envolventes y sensuales destinadas directamente a embellecer el cuerpo femenino como punto de partida hacia la plenitud personal. Toda una llamada a «la confianza», según la propia diseñadora.

Tras el parón, la fiesta, nunca mejor dicho, continuó con la intensidad que pusieron los colores, patrones y estampados originales de la colección de fiesta presentada por El Corte Inglés de la mano del diseñador Juanjo Oliva y confeccionada en exclusiva para este otoño-invierno.

Durante la mañana, multimarcas guipuzcoanas pusieron en valor el sector de la moda en el territorio. Firmas como la conocida Tréboli, con su ropa casual y de fiesta, o Molupita, con su despliegue de romanticismo, pusieron alto el listón de la jornada. También participaron la novedosa Andrea muxu bat-Tatano, Eguzkilore -con sus joyas de diseño-, las siluetas geométricas de Fanny Alonso, o La Fenestra -con ropa diferente y a un precio muy razonable-. Las novias fueron deleitadas con sendas colecciones de Manuela va de Fiesta y El Atelier Nupcial.

Fotos

Vídeos