El luto envuelve de nuevo a Máxima de Holanda

Imagen de archivo de Inés Zorreguieta, fallecida a los 32 años.
/R. C.
Imagen de archivo de Inés Zorreguieta, fallecida a los 32 años. / R. C.

Inés Zorreguieta, su hermana pequeña, se suicida en Buenos Aires cuando aún no se ha cumplido un año de la muerte de su padre

MARCELA VALENTE

Apenas diez meses después del fallecimiento de su padre, a los 89 años, Máxima de Holanda sufrió ayer otra tragedia familiar: la muerte de su hermana Inés Zorreguieta, de 33 años, quien, según los primeros informes oficiales, se habría suicidado en su piso de Buenos Aires. La consternación viajó como un relámpago desde Argentina hasta los Países Bajos. El Servicio de Información holandés comunicó que la reina consorte, de origen argentino, estaba «conmocionada y desolada» por el suceso y que había cancelado todos sus compromisos oficiales para asistir al funeral. Poco después, Máxima se embarcaba para Buenos Aires junto a su esposo, el rey Guillermo, y sus tres hijas. La menor, de 11 años, era precisamente ahijada de Inés. Se llama Ariadna Constantina Máxima Inés, en honor a su madrina, que era la hermana protegida de la reina.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, declaró que se trataba de «una noticia intensamente triste y desgarradora, que es difícil de comprender para los que se quedan». Según adelantaron las mismas fuentes, Máxima tampoco viajará junto a su esposo a Estonia, Lituania y Letonia, en la gira de Estado prevista por la casa real del 11 al 15 de junio. El cadáver de Inés, que estuvo internada en una clínica psiquiátrica afectada por una fuerte depresión, fue hallado por una amiga y su madre, María del Carmen Cerruti, que sufrió una conmoción al encontrarse con el cuerpo sin vida de su hija más pequeña y debió ser asistida por psicólogos.

Horas antes, durante la noche del miércoles, Cerruti se había trasladado a la vivienda donde residía Inés, en el barrio de Almagro, preocupada por la falta de respuesta a sus llamadas telefónicas. La acompañó una amiga de la joven que tenía un juego de llaves. Al acceder al domicilio, según un comunicado de la Fiscalía capitalina, tuvieron que empujar con fuerza la puerta del dormitorio, que estaba bloqueada por el cuerpo de Inés. La hermana de la reina tenía un cinturón al cuello y habría muerto por ahorcamiento. De inmediato, llamaron al servicio de emergencias, pero ya era tarde.

Inés, que estuvo internada en una clínica psiquiátrica, sufría una fuerte depresiónSu madre y una amiga de la joven descubrieron su cuerpo ahorcado con un cinturón

La primera en hacer pública la hipótesis de una muerte voluntaria fue una portavoz de la casa real holandesa, en conversación con la prensa local. «Fue presumiblemente un suicidio», dijo. Poco después, los forenses del caso y la Fiscalía argentina confirmaron que trabajaban en esta línea de investigación. La trágica desaparición de Inés golpea a Máxima cuando aún no se ha cumplido un año del fallecimiento de su padre, Jorge Zorreguieta, que batalló contra un linfoma No Hodgkin durante dos décadas. En aquel momento, la reina también viajó a Buenos Aires junto a su familia para asistir al sepelio.

Tesis premonitoria

Inés, que apenas tenía 16 años cuando Máxima se casó, fue una de sus damas de honor en la boda real. La entonces princesa intercedió por ella para que los encargados del protocolo no la molestaran con sus requerimientos formales. Cuando la adolescente terminó la escuela secundaria, Máxima también viajó a Buenos Aires para festejarlo. Luego Inés estudió Psicología y se licenció con una tesis titulada 'Las diferencias de género y su relación con el suicidio y las conductas vinculadas'.

Aficionada al canto y a la música -dominaba la guitarra-, Inés se casó pero no tuvo hijos. Vivió con su marido en Panamá, donde trabajó en la ONU hasta que, en 2012, se separó y regresó a Argentina. Máxima le pidió entonces que se instalase en Ámsterdam, pero no quiso. En 2014 comenzó a trabajar en la Administración del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires bajo el mandato del entonces alcalde Mauricio Macri. Dos años después, con éste ya en la presidencia, pasó a desempeñarse profesionalmente en la Casa Rosada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos