Leonor cumple 12 años

La princesa Leonor, en Palma de Mallorca, el pasado abril. / REUTERS
La princesa Leonor, en Palma de Mallorca, el pasado abril. / REUTERS

La primogénita de los Reyes, un bebé «redondo», es hoy una risueña señorita que disfruta con la música y la hípica

PEDRO MUÑOZ

Gordita y redonda». Así la describió su abuela, la reina Sofía, pocas horas después de aquella lluviosa madrugada del lunes 31 de octubre de 2005 en la que Leonor vino al mundo. Aquel bebé «grande y fuerte», como contó su padre, cumple hoy doce años convertida en una espigada jovencita de ojos claros y pelo rubio siempre dispuesta a regalar a los fotógrafos una amistosa sonrisa. En estos años hemos ido viendo su transformación de niña a preadolescente a golpe de contadísimos posados, en un intento, por parte de sus padres, de mantenerla alejada de los focos para tratar de que mantenga una infancia normal. Sin ser en absoluto un clamor, hay voces que reclaman una mayor visibilidad pública de la heredera y recuerdan, en este sentido, que, con la edad de su hija, el Rey ya tenía cierta experiencia a la hora de desenvolverse en público. Con apenas nueve años, por ejemplo, Felipe ya vistió el uniforme militar, si bien no pronunció su primer discurso hasta los trece, en el Teatro Campoamor de Oviedo, con ocasión de los premios que llevaban su nombre (y ahora el de su hija).

De cómo Leonor festejará su cumpleaños nada se sabe, salvo que asistirá con normalidad a sus clases de primero de la ESO en el colegio Los Rosales, donde también estudia su hermana Sofía (quinto de primaria). El horario de salida del cole es a las cinco y media de la tarde (salvo los viernes, que se adelanta a las 15.45 horas), con lo que será a partir de entonces cuando la princesa pueda celebrar su día con sus amigos. De la primogénita de los Reyes se conoce que es una estudiante ejemplar y curiosa, su perfecto dominio del inglés (una de sus niñeras es británica) y que empieza a familiarizarse con las distintas lenguas del Estado. Es muy aficionada a la música (está aprendiendo a tocar el violonchelo) y a los deportes, sobre todo a la hípica (tanto ella como su hermana montan a caballo en las instalaciones de La Zarzuela) y al esquí, que practican en estaciones de fuera de España para mantener su privacidad. Y también, dicen, que le gusta la cocina y 'enredar' entre fogones.

Nombre 'histórico'

Casi todos los titulares que doce años atrás alumbraron el nacimiento de Leonor hicieron hincapié en los problemas de orden sucesorio que se podían derivar, habida cuenta de que la Constitución establece la preferencia del varón sobre la mujer en estas cuestiones. De hecho, poco después se comenzó a elaborar una ley que cambiara ese artículo que discrimina a la mujer en la línea sucesoria, pero su tramitación quedó congelada. Hoy ya nadie cuestiona que, dentro de la monarquía parlamentaria, la heredera al trono será esta risueña señorita de nombre rotundo y reminiscencias históricas, 'tocaya' de reinas como Leonor de Navarra, Leonor de Castilla, Leonor de Alburquerque, que reinó en Aragón, y Leonor de Aquitania, reina consorte de Francia e Inglaterra y madre de Ricardo Corazón de León.

Fotos

Vídeos