El exjugador de la Real Sociedad 'Kiko' Zuñiga busca el amor en 'First Dates'

El exjugador de la Real Sociedad 'Kiko' Zuñiga busca el amor en 'First Dates'

'Kiko' Zuñiga, canterano txuri urdin que militó en el primer equipo entre 1984 y 1989, se presenta ante Carlos Sobera cantando el himno del Athletic

INÉS RODRÍGUEZ

El exjugador de la Real Sociedad 'Kiko' Zuñiga ha sido uno de los concursantes que este martes se han sentado en el restaurante de 'First Dates' para buscar el amor. Canterano txuri urdin que militó en el primer equipo entre 1984 y 1989, se presentó ante Carlos Sobera hablando con acento argentino e instó al presentador a entonar a dúo el himno del Athletic.

«He estado con dos mujeres en mi vida. Con las dos he acabado en divorcio, por lo que no he estado por la labor de conocer a más», explicó Zuñiga ante las cámaras del programa que emite Cuatro. Un desinterés en el amor al que acaba de poner fin. «Viendo el programa, el formato, me dije: 'pues bueno vamos a ver qué es lo que puede surgir de aquí'».

Procedente del barrio donostiarra de Intxaurrondo, el exjugador de la Real Sociedad dio más detalles en 'First Dates' sobre su vida. A sus 55 años dijo llevar 23 trabajando como entrenador profesional en diferentes países del mundo, entre ellos Cuba, China o Mongolia, y que piensa seguir dedicándose a ello. Respecto al plano personal, reveló que tiene tres hijos y no le gusta tomarse a sí mismo demasiado en serio.

Mónica, «descolocada»

La cita del ex futbolista en 'First Dates' fue Mónica, una atractiva granadina con una curiosa teoría sobre el matrimonio. «Defiendo que hay que tener tres. El primero que es para tener hijos, para lo que siempre buscas al más guapo, al macho más dominante o lo que sea; el segundo que es el que te ayuda a criarlos cuando al primero ya no lo aguantas porque has visto que ni cambia pañales ni nada; y el tercero ya es para pasar el resto de la vida juntos. Es el que estoy buscando ahora».

El primer encuentro entre el ex txuri urdin y la administrativa andaluza fue «desconcertante». 'Kiko' Zuñiga la piropeó, le regaló una rosa, comenzó a hablar con acento argentino y hasta cantó. La mujer estaba tan descolocada que creyó que podría tratarse de una broma del programa. «No se si es que tiene una idea de que es así como hay que abordar a las mujeres», reflexionó, una actitud que le pareció que respondía a una personalidad «o dulce o infantil».

Ya a la mesa las cosas mejoraron para la pareja. Mónica consiguió rascar en la trayectoria afectiva del exjugador de la Real Sociedad aunque le pidió en varias ocasiones que dejara la guasa para poder conocerse mejor:

- No se cuándo estás hablando en serio y cuando no.

- Escucha, si intentas conocerme en serio, y no soy serio, ¿qué hacemos?

- Después nos reímos, pero dame tregua

Las conversaciones entre la chanza y la nostalgia a corazón abierto, unidas a la negativa por parte de Zuñiga de ahondar más en aspectos íntimos sobre su vida alegando que «es complicado de explicar» ciertas cosas en una primera cita con límite de tiempo, el exjugador realista logró despertar el interés de Mónica. «Es buena persona», concluyó ella, y estuvo de acuerdo en que sería buena idea mantener un segundo encuentro. «¿Vendrás a Granada?», invitó.

Zuñiga, paradigma de la crisis

Si lo desea, antes de recibir la visita del ex futbolista Mónica podrá averiguar algunos datos extra sobre el exjugador de la Real Sociedad simplemente navegando un poco por internet. José Miguel 'Kiko' Zuñiga Martiarena colgó las botas cumplidos los 32 años en el Racing de Ferrol de Segunda División B, tras una lesión en el tendón de aquiles y una carrera sobre el césped en decadencia. Montó entonces en Donostia la escuela de fútbol 'Kiko Zuñiga' con el también ex futbolista Félix Sarriugarte. De ella salieron jugadores como David Zurutuza, pero tras diez años en marcha echó el cierre.

Tras toda una vida dedicado al mundo del fútbol Zuñiga decidió efectivamente probar suerte como entrenador, si bien esta nueva faceta no fue, al parecer, ningún camino de rosas. A comienzos de 2010 varios medios de comunicación rescataron la figura de 'Kiko' Zuñiga como paradigma de la crisis económica que vivía España. Se detalló que el exfutbolista de la Real Sociedad sobrevivía a duras penas entrenando a equipos de las categorías inferiores del Atlético de Madrid. De hecho en 2011 se le acusó de quemar una casa de su propiedad en la localidad navarra de Castejón para cobrar el seguro y hacer frente a su precaria situación económica, si bien es cierto que resultó absuelto de todos los cargos.

A partir de ahí, las cosas comenzaron a mejorar. Zuñiga se convirtió en entrenador con el Evergrande Real Madrid, la escuela del club blanco en China. Le fue bien, y acabó fichando por equipos como el Foshan, el Qin Yuang o el Wuhan. De ahí dio el salto a Estados Unidos, después se marchó a Cuba y, un año después, en 2016, regresó a China como entrenador y director deportivo en Guangzhou.

Fotos

Vídeos