Una exmodelo acusa al mago David Blaine de violación

Una exmodelo acusa al mago David Blaine de violación

Natasha Prince se suma al brote de ajustes de cuentas por casos del pasado. Denuncia que la drogó y abusó de ella en 2004

A. CORBILLÓN

Las denuncias de abusos sexuales, aunque los hechos quedaran aletargados por el paso de los años, han roto las cadenas de silencio entre los famosos. Las revelaciones de docenas de actrices sobre los sórdidos masajes en bata (y otras prácticas) del productor de cine Harvey Weinstein tienen ahora el complemento de la investigación británica sobre las acusaciones de violación que la exmodelo Natasha Prince ha lanzado sobre el ilusionista David Blaine.

Natasha tuvo una fulgurante irrupción en la moda a los 15 años. A los 21 era una estrella. A los 24 se autoexilió de la fama y desapareció. Su éxito fue en paralelo al del mago estadounidense David Blaine. Él se hizo famoso en 2003 tras permanecer 44 días suspendido en una urna de cristal sobre el río Támesis (Londres) alimentándose sólo con agua.

En esos tiempos de creciente fama común, ambos se conocieron en un club nocturno del barrio de Knightsbridge en junio o julio de 2004. Al día siguiente, el ilusionista insistió en invitarla a la fiesta que un amigo suyo daba en una mansión del lujoso barrio de Chelsea. Doce años después, en noviembre de 2016, Natasha se presentó en Scotland Yard para denunciar que aquel día David la violó analmente.

En su relato, la mujer afirma que él le hizo beber un refresco con vodka que tal vez podía contener alguna sustancia que anulara su voluntad. «En algún momento estaba en la cama con él, y él estaba detrás de mí. Estaba floja, entrando y saliendo de un sueño profundo», ha explicado la denunciante a la revista ‘The Daily Beast’.

Cuando se despertó, lo único que recuerda es que vio a su supuesto agresor «muy relajado y casi desnudo al borde de la cama. Simplemente dobló su ropa y se marchó. Ni me besó ni nada».

La Policía británica confirmó que la mujer se presentó en sus oficinas para presentar la denuncia hace once meses. También que «no ha habido detenciones y las investigaciones continúan».

La misma publicación que desveló la noticia localizó al denunciado, que se limitó a mostrar una descomunal sorpresa: «Ehhh... no hay absolutamente nada... eso es una locura», se limitó a afirmar. Su abogado se apresuró a emitir un comunicado en su nombre en el que «niega vehementemente» que su cliente haya agredido o violado a ninguna mujer. Y también se compromete a que, si hay una investigación policial, «mi cliente cooperará plenamente porque no tiene nada que esconder».

Tras este presunto episodio, Natasha Prince apenas continuó tres años más su exitosa carrera, que la había llevado a las portadas de ‘Elle’, ‘Vogue’ y ‘Glamour’ y a ser la maniquí de Louis Vuitton, Levi o Diesel. Ahora vive de un discreto trabajo como marchante de arte en Nueva York. Una vida sin pasarelas sólo rota por su decisión de remover aquel oscuro episodio.

Fotos

Vídeos