Una exenfermera, primera obispa de Londres

ANGLICANA.

La exenfermera del Servicio Nacional de Salud británico Sarah Mullally, de 55 años, se convirtió ayer en la primera obispa de Londres. Casada y con dos hijos, ocupa el tercer puesto en la Iglesia de Inglaterra, que abrió hace tres años las puertas de la jerarquía a las mujeres. La obispa recibió ayer en la catedral de San Pablo a los representantes de sus diócesis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos