Einstein daba las mejores propinas

Un empleado de una casa de subastas de Jerusalén muestra la fórmula del bienestar, según Einstein. Abajo, el físico en un velero. /  AFP
Un empleado de una casa de subastas de Jerusalén muestra la fórmula del bienestar, según Einstein. Abajo, el físico en un velero. / AFP

Subastan por 1,3 millones la nota en la que el físico escribió su 'teoría de la felicidad' como gratificación para un mensajero en un hotel de Tokio

I. OCHOA DE OLANO

En plena Primera Guerra Mundial, y solo tres años después de que se hundiera el 'Titanic', Albert Einstein presentaba la Teoría de la Relatividad, una innovadora y revolucionaria fórmula matemática que probaba cómo la gravedad y la velocidad podían deformar el espacio y el tiempo. Siete años más tarde, el genial científico, de paso por la capital japonesa en un viaje académico, se despojaba de la bata blanca para ponerse metafísico y exponer su 'teoría de la felicidad'. Lo hacía en un bloc de notas del Hotel Imperial de Tokio, donde se encontraba alojado, y se lo ofrecía como propina al mensajero de una compañía a la que había mandado llamar para encomendarle la entrega de un paquete. No se sabe bien si el genio alemán estaba en ese momento sin efectivo o si el trabajador declinó aceptar unas monedas, una costumbre que no forma parte de la cultura nipona. El caso es que ahora, casi un siglo después, la gratificación ha visto la luz.

Se trata en realidad de dos manuscritos. En uno, el ya entonces premio Nobel admitía que «una vida tranquila y modesta aporta más felicidad que la búsqueda del éxito, que implica una agitación permanente». Más expeditivo en el segundo, hizo un guiño al tesón y sentenció que «donde hay voluntad, hay un camino». Un familiar de aquel afortunado mensajero ha puesto ahora las notas en manos de Winner, una casa de subatas de Jerusalén, que ha visto cómo los dólares se multiplicaban en una reñida puja.

Al final, un comprador anónimo de Alemania ha pagado la friolera de 1,32 millones de euros por hacerse con las reflexiones del astrofísico sobre el secreto del bienestar en la vida, una cantidad que multiplica por 200 el precio de venta estimado, que oscilaba entre 4.000 y 7.000 euros. Ya es oficial. La felicidad es relativa.

Fotos

Vídeos