«Lo mío con David ya cansa y aburre»

«Lo mío con David ya cansa y aburre»

Paula Echevarría deja entrever que aún no ha descartado volver con Bustamante. «Otro hombre en mi vida ahora mismo es impensable»

ARANTZA FURUNDARENA

Ella misma lo reconoce. Su ambigua, misteriosa, estancada, tal vez rota... y, en cualquier caso, indescifrable relación con su todavía marido, David Bustamante, es un tema con el que «la gente yo creo que ya vomita por el hartazgo». Simpática y directa como siempre, pero hermética en lo personal como nunca, Paula Echevarría compareció el miércoles ante la prensa en Madrid para presentar el 'Smartgirl Limited Edition' de Samsung, móvil del que es imagen desde hace casi dos años y al que ella «feminiza», según los responsables de la marca.

En estos tiempos en los que el teléfono móvil (por los secretos que encierra) empieza a perfilarse como potencial arma de destrucción masiva de parejas y grupos de amigos (tal como demuestra la nueva película de Álex de la Iglesia), Echevarría puntualiza que el suyo no tiene trampa ni cartón. «Está todo el día encima de la mesa. Mi madre, mi padre y mi hija se saben la clave y entran sin problema. No tengo nada extraño, ni fotos que no se puedan ver. No hay ningún peligro». El peligro sí lo ve Paula en su hija Daniella, que a sus nueve años ya tiene cuenta de Instagram. «Con una condición -aclara su madre-, que yo soy quien se la gestiona». La niña tiene como únicos 'followers' a la familia y a cuatro amiguitos... «Y como admita a algún otro seguidor sin mi permiso -advierte la actriz- se la cancelo». Idéntica cautela se aplica a sí misma. «Yo las críticas las llevo bien, pero si veo que alguien entra en mis redes buscando ofender, lo bloqueo».

Paula, a sus 40 años, dice tener la energía «muy arriba». También está más delgada («He perdido seis kilos, pero me sobraban cuatro»). Y se siente cansada de las especulaciones en torno a su relación (o no relación) con Bustamante, de quien lleva oficialmente separada desde abril. «No quiero entrar», repite una y otra vez. Pero de sus medias palabras se deduce que la pareja continúa en 'stand by', que la puerta sigue entreabierta... «No es que yo quiera crear incertidumbre, es que la hay. Si digo que no se sabe es que esa es la situación en sí. Pero nadie me ha concedido el tiempo que yo solicité. Desde el primer día no han parado de especular, llevo sufriendo desde abril una persecución diaria».

«Os recomiendo que no os creáis todo lo que se dice, la mayor parte es mentira»

Está claro que el móvil de Paula nunca será el móvil del crimen. «Menos para ligar lo uso para todo. Otro hombre en mi vida ahora mismo es impensable. No estoy abierta al amor en absoluto», declara rotunda. Esta vez no lo nombró, pero en otras ocasiones se ha referido a Bustamante como «mi todavía marido». El cantante, en cambio, se declaró «soltero» en uno de sus conciertos y, hace poco, hasta le atribuyeron un romance con la presentadora y actriz Ares Teixidó que él acabó desmintiendo. Ahí Echevarría tampoco entra. «Ni me pronuncié en su momento ni lo voy a hacer ahora. Lo que haya sentido por dentro me lo guardo para mí».

Una especie de «urraca»

El nuevo móvil de Paula es un sofisticado 'smartphone' con carcasa de cristales de Swarovski. «Me encanta todo lo que brilla. En eso soy una urraca». Solo ese dispositivo sabe si la pareja se comunica a menudo y si es cierto que han discutido por el lugar donde su hija pasará la Nochebuena... «Os recomiendo que no os creáis todo lo que se dice. La mayor parte es mentira», zanja la actriz sin entrar en detalles. Ella las navidades las pasará en Asturias, con su familia. Y por Nochevieja, fecha en la que los Bustamante solían colgar en sus redes acaramelados 'selfies' con fondos de parajes exóticos, seguramente se hará una escapada.

Dieciocho años después de su llegada a Madrid con una maleta y muchas ganas de triunfar, la estrella de 'Velvet' acaba de fichar por Mediaset para una miniserie y ha terminado el rodaje de 'Ola de crímenes', comedia de acción de Gracia Querejeta. Paula es la mala de la película. Y «después de hacer tantos años de buena» se siente feliz. «Estoy en el mejor momento de mi carrera», proclama.

También se ha comprado un terreno. «Pero es mentira que me esté haciendo una casa y que me vaya a vivir allí en primavera». ¿Bustamante se quedaría con el chalé familiar? A eso no responde. «El tema ya cansa y aburre... Llevamos los dos callando mucho tiempo mientras hablan los demás. Solo hemos metido baza cuando se estaban cruzando los límites del honor. Ahora si hay algo importante hablaré -dice Paula- o quizá deje que el tiempo lo ponga todo en su sitio. Ya me he cansado de dar explicaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos