La censura fotográfica de Oriente Medio a las famosas

Portada del álbum «Teenage Dream», de Katy Pery - Teenage Dream/
Portada del álbum «Teenage Dream», de Katy Pery - Teenage Dream

Cuando estas imágenes se abren camino en territorios islámicos a través de los medios de comunicación y la publicidad, se les exige atenuarse antes de que puedan ser lanzados al público

DV

Artistas de la talla de Lady Gaga, Katy Perry o Madonna han logrado que sus nombres y sus rostros sean mundialmente conocidos gracias a su voz. Todas ellas se caracterizan por apostar por alternativas más atrevidas a la hora de vestir y su capacidad para montar espectáculos increíbles que hacen que la puesta en escena sea una parte esencial en los conciertos.

En algunos países de Oriente Medio, sus imágenes se retocan para poder superar los estándares impuestos por la sociedad. Arabia Saudita, por ejemplo, es un país con una mayoría musulmana que impone un código de vestimenta para las mujeres muy estricto, en el que se incluyen abrigos largos llamados abayas, así como pañuelos que cubran el cabello.

En muchas de las portadas de las divas del pop lucen una vestimenta provocativa, por lo que estas imágenes son censuradas por miembros del Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio, una especie de policía religiosa conocida como «mutawa». Se encargan de recortar estas imágenes para ocultar una tripa al descubierto, por ejemplo, en otros casos los cambios son tan bruscos que hacen que el cantante sea casi irreconocible.

Es el caso por ejemplo de la cantante estadounidense de origen ecuatoriano e irlandés Christina Aguilera, a quien sustituyeron sus sexis y apretados pantalones y su torso desnudo con una falda larga y una camisa negra.

«Vestir bikinis y minifaldas puede ser algo común en el mundo occidental, pero Oriente Medio es diferente», explicó la revista de fotografía Bored Panda. «Países como Arabia Saudita e Irán imponen estrictas leyes de modestia a las mujeres de acuerdo con la tradición islámica, y prohíben que se exhiban otras pieles que no sean la cara y las manos. Estas restricciones incluso se aplican a famosas extranjeras». Es el caso del álbum de Christina, «Lotus», donde en el original cubre sus pechos con su larga melena y en la portada alternativa esa parte del cuerpo está cubierta con pétalos de la flor.

El uso de ropa sexy y reveladora en modelos es una estrategia de márketing para vender casi cualquier producto en América del Norte. Sin embargo, cuando estas imágenes picantes se abren camino en territorios islámicos a través de los medios de comunicación y la publicidad, se les exige atenuarse antes de que puedan ser lanzados al público. En la mayoría de los casos, la policía religiosa a cargo de la censura se encarga de modificar estas imágenes. Como ocurrió con un póster de Madonna en el que, además de cubrir sus piernas, se borró el collar de cruz que colgaba de su cuello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos