«Yo también caminaré sola en mi boda»

De reinas. Fan de Meghan Markle, Vicky ha diseñado joyas de novia para Agatha París. / R. C.
De reinas. Fan de Meghan Markle, Vicky ha diseñado joyas de novia para Agatha París. / R. C.

Vicky Martín Berrocal sorprende al anunciar que piensa casarse este año. «Hay alguien que me ilusiona»

ARANTZA FURUNDARENA

Ella es la exquisitez, la simplicidad, la modernidad, lo regio, la elegancia, la belleza, la pureza, la seguridad...». Vicky Martín Berrocal se queda sin adjetivos a la hora de describir a Meghan Markle. La sevillana se acaba de estrenar como diseñadora de joyas para novias de la mano de la firma Agatha París con una colección de veinte piezas. Entre ellas, unos pendientes a los que ha llamado Meghan. También Victoria, Letizia, Máxima, Carlota y Leonor son nombres de reinas y princesas que han servido para bautizar sus diseños. «Es lógico -justifica Vicky-; cualquier novia se siente ese día como una reina». Y ella, divorciada desde 2001 de Manuel Díaz El Cordobés, está deseando volver a casarse.

La prensa madrileña no daba crédito a sus oídos el pasado miércoles cuando Vicky se plantó ante un sembrado de 'alcachofas' para defender su debut como diseñadora de joyas y anunció que piensa casarse este año... ¿Que se casa? ¿Pero con quién?, se preguntaba todo el mundo. La andaluza se divertía de lo lindo jugando al despiste mientras canturreaba un tema de Jennifer López que dice '¿Y el anillo pa'cuándo?'. Horas después, ya más sosegada, le confesaba a esta periodista que «hay algo ahí que me ilusiona. No te puedo decir que esté. Pero es alguien que me llena de ilusión y que podría hacerme mucho bien; él puede ser el hombre».

A sus 45 años (celebrados en marzo con una fiesta en la que su amiga Marta Sánchez cantó el himno nacional), Vicky ha escrito en su Instagram una de esas frases típicas de adolescente: «Me gustaría besarte pero como no puedo me conformo con mirarte». ¿Estará viviendo la exmujer de El Cordobés un amor platónico, unidireccional? Ella lo niega. «Yo no he tenido nunca amores imposibles. Yo en el amor soy afortunada, cada vez que alguien me ha llamado la atención he sido correspondida. Pero ahora soy más exigente y quiero un compañero de viaje, alguien a quien coger de la mano... He aparcado esa pasión desmesurada que siempre he necesitado a la hora de estar en pareja. Busco algo estable, pero que mi cuerpo reconozca que ese es el hombre».

¿Busca o lo ha encontrado ya? Vicky no suelta prenda, aunque da a entender que lo ha encontrado. Enamorada está (o lo imita muy bien). Si es un amor por su cuenta o un sentimiento compartido pronto se sabrá... «Quiero terminar el año en pareja. Si no lo acabo casada, lo acabo comprometida», insiste ella, sin dar la menor pista sobre su futuro marido. Lo que sí tiene clarísimo es qué vestido piensa lucir en su boda. Se lo ha confeccionado ella misma. Experiencia no le falta. Como diseñadora lleva a sus espaldas «casi nueve colecciones de novia, fiesta y prêt à porter». El anillo también es de su cosecha. Lo ha bautizado con su nombre, Victoria, y es una pieza flexible de plata con circonita que se entrelaza ella sola (toda una metáfora). En cuanto al padrino... En eso Vicky está como Meghan Markle.

«Un gesto muy mío»

«Ese momento en el que ella se baja del coche, se agarra el vestido, tira p'alante y camina sola hacia el altar me puso los pelos de punta. Y me sentí totalmente identificada. Es algo que yo podría hacer -explica Berrocal mientras evoca la boda de Meghan y Enrique-. Es un gesto de estar muy segura de una misma, de ser muy mujer, de no tener miedo a nada. Un gesto muy mío, muy Vicky -se viene arriba la sevillana-, porque el día que yo me vuelva a casar voy a hacer lo mismo. Ya me acompañó en su día el gran hombre de mi vida (su difunto padre, el empresario y ganadero José Luis Martín Berrocal) y después de eso no se me ocurre nadie mejor». La diseñadora, en todo caso, se tendrá que casar por lo civil porque no tiene la nulidad de su primer matrimonio. Pero ella puntualiza que eso no le impedirá vestirse de «novia-novia».

Madre de «una joya» llamada Alba, que hace poco alcanzó la mayoría de edad «y no quiere ser famosa si no es por sus propios méritos», Vicky es una de las 19 mujeres de todo el mundo que posee una Barbie inspirada en su físico. La suya es curvilínea y de talla grande, y eso que hace más de un año que ella perdió 23 kilos. «Han conseguido que me enganche al deporte y me siento con más energía que nunca». El artífice del milagro es su entrenador, el boxeador Rayito Sánchez. «Yo no le daría un golpe a nadie -aclara Vicky-, pero sí les lanzaría un crochet de derecha a la mentira y la deslealtad. No puedo con ellas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos