Ana Boyer y Fernando Verdasco se casan

Ana Boyer y Fernando Verdasco se casan

La hija de Isabel Preysler y el tenista anuncian su compromiso después de cuatro años de noviazgo. «Me hace feliz», dice él

P. MUÑOZ

Será con seguridad la boda del año, pero ¿de qué año? Si las cosas van rápidas, este mismo; en caso contrario, con toda probabilidad será en 2018. Y es que Ana Boyer Preysler y el tenista Fernando Verdasco han anunciado que se darán el «sí quiero» después de cuatro años de noviazgo, en lo que pretenden sea una boda «íntima» para la que todavía no han fijado ninguna fecha, según ha revelado la pareja en una entrevista para '¡Hola!'.

«Estábamos de viaje en la playa y una mañana Fernando me lo pidió dándome un anillo», relata la hija de Isabel Preysler y Miguel Boyer sobre su enlace con Verdasco. El tenista, número 40 del mundo según la clasificación de la ATP, asegura estar «muy feliz». «Llevaba tiempo queriendo pedírselo. Ese día me desperté y sentí que era el momento», subraya en la revista. Ahora, añade, «toca pensar» en el modo en que quieren ambos que sea el enlace. «Todavía no sabemos cómo va a ser la boda; estamos mirando varias opciones, pero aún no lo tenemos claro. Lo que sí pensamos es que nos gustaría que fuera íntima», adelanta la pareja. Ya se especula con el lugar donde podrían celebrarla, bien en algún escenario paradisíaco o en una de las ciudades en las que los ahora prometidos tienen sus casas: Madrid o Catar.

La primera vez que se vieron Ana Boyer y Fernando Verdasco fue durante un concierto del hermano de ella por parte de madre, Enrique Iglesias. Meses después, en el verano de 2013, se fueron conociendo mejor en las playas de Ibiza, isla a la que Ana había viajado junto a su hermana Tamara y su madre buscando el descanso tras pasar uno de los meses más difíciles de su vida. Y es que su padre, el exministro de Economía y Hacienda Miguel Boyer, convalecía del derrame que sufrió en febrero del año anterior.

La publicación de unas fotos de ambos disfrutando de las calas ibicencas puso de manifiesto que su relación trascendía la mera amistad. Ese mismo otoño se les volvía a fotografiar juntos, en esta ocasión en una cancha de tenis. «Me encanta cómo hemos congeniado siempre, lo mucho que nos reímos juntos y tener a mi lado a alguien que me hace así de feliz», asegura el tenista durante la entrevista.

En los últimos tiempos, Ana Boyer ha acompañado a su novio a lo largo y ancho del mundo, allá donde le llevaban sus compromisos profesionales: Nueva York, Los Cabos, Milán, Barcelona, Venecia... son algunas de las ciudades que han visitado, y en las que también han disfrutado de unas románticas vacaciones solo para dos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos