Diario Vasco
Alicia Koplowitz ya no forma parte de la nobleza española.
Alicia Koplowitz ya no forma parte de la nobleza española. / A. PIÑA

Alicia Koplowitz pierde su último título nobiliario

  • Una cubana de 97 años le despoja del marquesado de Bellavista después de arrebatar a su sobrina el de Campo Florido

Alicia Koplowitz ha perdido la batalla nobiliaria que mantenía en la Audiencia de Madrid por el marquesado de Bellavista con la cubana María Elena de Cárdenas y González. Se da la circunstancia de que la Justicia española también reconoció hace varias semanas a ésta el «mejor y preferente derecho» al título de marquesa de Campo Florido, que ostentaba desde 2003 la hija de Ester Koplowitz.

Este feudo estaba en manos de Miguel Mariano Freyre Gómez, nieto de Miguel Mariano Gómez, quien fue presidente de Cuba de mayo a diciembre de 1936. Fue otorgado por la reina María Cristina de Borbón a Miguel de Herrera y O'Farrill, en 1842, «en atención a los méritos que desarrolló como integrante de la junta directiva de la construcción del ferrocarril», el primero que hubo en Cuba, que conectaba la capital con el poblado de Güines (a 54 kilómetros al sur de La Habana) y contribuyó al auge de la industria azucarera en la isla.

Los 2.000 millones de euros en que está cifrada la fortuna de la empresaria española le granjean un lugar destacado en la lista de la revista 'Forbes', pero no el acceso a la recepción a la nobleza en el Palacio Real, que pierde ahora al quedarse compuesta y sin título, pues los otros que tuvo los traspasó a sus hijos. El de Bellavista fue concedido a Gabriel de Cárdenas y de Cárdenas el 16 de agosto de 1871 por el rey Amadeo I durante su breve mandato de 1871 a 1873.

«Un legado para mis nietos»

Al otro lado del Atlántico, la cubana de 97 años María Elena de Cárdenas y González, instalada en el exclusivo barrio de Coral Gables de Miami, declaró al diario 'El Nuevo Herald' que esa lucha desigual la llevó a cabo «para dejarles a mis nietos y bisnietos un legado histórico, no sólo de nuestra familia, sino también de Cuba y de España». María Elena salió de Cuba, como otros muchos burgueses isleños, después de que en 1959 triunfara la revolución comunista que lideró Fidel Castro. «Mi abuelo, Luis de Cárdenas y Cárdenas, apreciaba y respetaba mucho las tradiciones, tanto las cubanas como las de la Madre Patria», recuerda su hijo Luis, un exitoso empresario de Mami.

La experta en genealogía de las familias cubanas María Teresa Cornide, autora del libro 'De La Habana, de siglos y de familias', expresó su alegría por la concesión de los títulos a «una abuela cubana, una verdadera dama criolla que conserva en su familia el conocimiento y disfrute de muchas costumbres y manifestaciones de nuestra cultura». María Elena de Cárdenas y González puede presumir de ser la nueva marquesa de Camplo Florido, Bellavista y Almendares, todos relacionados con su querida Cuba natal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate