Diario Vasco

«'El Hormiguero' me limitaba»

Pablo Ibáñez, en el plató de 'El Hormiguero'.
Pablo Ibáñez, en el plató de 'El Hormiguero'. / ANTENA 3
  • Pablo Ibáñez ya no será nunca más 'El Hombre de Negro'. El colaborador de Pablo Motos deja el programa para dedicarse a la música. «Va a ser brutal»

Licenciado en Empresariales y Economía, fotógrafo, músico, diseñador de moda, científico aficionado y padre de tres hijos. Sin embargo, el madrileño Pablo Ibáñez ha sido conocido en los últimos once años como 'El Hombre de Negro' de 'El Hormiguero', el espacio que presenta Pablo Motos en Antena 3. La semana pasada decidió por sorpresa quitarse las gafas, que en su jerga viene a ser lo mismo que cortarse la coleta para los toreros, es decir, abandonar. Una salida que pilló desprevenido a todo el equipo del programa, incluido su hermano Juan, que maneja la marioneta de Trancas, la mitad de las deslenguadas hormigas de felpa del formato. Ahora quiere ser conocido de nuevo por su nombre real y, mientras le llueven ofertas televisivas, prepara un espectáculo musical.

«Ya no voy a seguir siendo 'El Hombre de Negro', ahora soy Pablo Ibáñez, lo que he sido siempre. Yo quería desarrollar más cosas pero 'El Hormiguero' me limitaba. Vi que era momento de evolucionar porque tenía cosas en mente que no tenían cabida dentro del programa, como la música, espectáculos... Eso no podía hacerlo», explicó ayer Ibáñez a este periódico, tras la presentación de su nueva línea de ropa para padres e hijos que ha diseñado para El Corte Inglés junto a su ya excompañera Pilar Rubio.

Sin embargo, con el impacto que ha causado la noticia en el mundo televisivo, Ibáñez se marcha con un recuerdo dulce de 'El Hormiguero', pese a que no tuvo despedida oficial en el programa, debido a lo precipitado de su salida. «Allí he hecho cosas increíbles y es un orgullo. Solo puedo tener palabras de agradecimiento a Pablo Motos y a Jorge Salvador (productor del formato), pero llegó un momento en que, después de tantos años, necesitaba hacer nuevos proyectos y ahora me están ofreciendo muchas cosas en televisión», explica él, que por cierto sigue vistiendo el negro y llevando gafas de sol.

¿No ha pensado en cambiar su vestuario ahora?

(Risas) Seguiré vistiendo de negro y con gafas de sol, tal y como llevo haciendo desde que tenía catorce años. Al hombre de negro le tengo un cariño tremendo, pero a partir de ahora Trancas y Barrancas tendrán que hacer sus famosos chistes sobre Pilar Rubio en vez de con 'El Hombre de Negro'.

¿Cómo se ha tomado esto su hermano Juan?

A mi hermano le ha dado mucha pena mi marcha. Era una suerte vernos los dos todos los días en el trabajo. A mí también me da mucha lástima.

«Cambiar los escenarios»

La vida en negro de Pablo Ibáñez seguirá su curso por la música, con un espectáculo que lleva tiempo preparando y que, tal y como él promete, va a seguir siendo tan arriesgado como los números que montaba su personaje en 'El Hormiguero'. «Es un proyecto musical que llevo tres años preparando intensamente. Es de estilo dance, electrónica. Tengo desarrollada una tecnología que va a ser brutal, va a cambiar los escenarios de todo el mundo», asegura con el mismo rostro inexpresivo pero seguro del que hacía gala en Antena 3.

Pero si hay algo que va a echar de menos es el cariño de los niños. Pese al aspecto de matón estirado y con un punto peligroso del que hacía gala en 'El Hormiguero', los más peques de la casa le cogieron cariño. «Supongo que me veían como un superhéroe, como un tipo que hace cosas imposibles, y eso siempre les gusta a los niños. Nunca he hecho algo que pudiera hacer sentir mal a un niño y por eso me quieren tanto, me llena de orgullo. Una vez estaba en una firma de libros y los chavales me pedían que escribiera a sus profesores para que les aprobaran (risas)». Para Ibáñez, la acción se queda a un lado por ahora, «es un momento de decisiones».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate