Diario Vasco
Hefner padre e hijo, con sus respectivas mujeres, y la portada del próximo número con la leyenda 'El desnudo es normal'.
Hefner padre e hijo, con sus respectivas mujeres, y la portada del próximo número con la leyenda 'El desnudo es normal'. / R. C.

'Playboy' se desnuda de nuevo

  • La revista ha decidido volver a la fórmula que la encumbró. Eso sí, ni pezones, ni frontales

Un año le ha bastado a la familia Hefner, dueña del imperio Playboy, para darse cuenta de que su mítica revista, sin ese batallón de mujeres despampanantes en pelotas, había perdido esencia. Doce meses de chicas vestiditas han sido suficientes para que Cooper Hefner, hijo del fundador y actual responsable de una de las publicaciones más míticas de la historia, se vea obligado a reconocer públicamente que se equivocaron. «Seré el primero en admitir que el modo en el que la revista mostraba la desnudez era anticuado, pero quitarla por completo fue un error. La desnudez no fue nunca el problema porque la desnudez no es un problema. Hoy recuperamos nuestra identidad y reclamamos quiénes somos», ha dicho Cooper en su cuenta de Twitter, devolviendo la alegría al batallón de seguidores de la revista que, de un año a esta parte, andaban por el mundo invadidos por la melancolía.

Los responsables de 'Playboy', con su creador, el incombustible Hugh Hefner, a la cabeza, decidieron en octubre de 2015 aparcar los desnudos, convencidos de que solo de esa manera podrían competir con la descomunal oferta sexual que hoy en día campa a sus anchas en internet. La idea era hacer buen periodismo, recuperar ventas y llegar al lector más joven; y la realidad es que, al principio, las cosas no pintaban mal. Sin desnudos, la revista podía viajar con tranquilidad por las redes sociales y el número de lectores creció como la espuma. De la noche a la mañana, 'Playboy' pasó de ser ese objeto controvertido que obligaba a plantarse ante el quiosquero y reclamar el último número en un acto entre excitante y secreto, a correr sin mayores problemas por Facebook y a ser incluido en la famosa lista 'safe for work' (esas páginas que, si te pillan con ellas abiertas en el ordenador del trabajo, no tienen por qué suponer el despido). Los datos de la compañía confirmaron que, por ese lado, había sido una jugada maestra. Las visitas aumentaron un 400% en un año y la edad media de los visitantes pasó de 47 a 30 años; un grupo mucho más atractivo para los anunciantes. Sin embargo, las ventas en papel no se recuperaron y mucho menos lograron acercarse a los siete millones de ejemplares que llegó a vender en 1972. Antes de decidir que no habría más mujeres desnudas en portada condenando a la revista a compartir estante en los quioscos con 'Bone Apetit', las ventas no superaban los 800.000 ejemplares; un año después,siguen sin despegar.

Es por eso que el hijo del increíble Hugh Hefner ha decidido volver a la fórmula que los encumbró; eso sí, eliminando la frase «Entretenimiento para hombres» de la primera página y prescindiendo de imágenes frontales y pezones.

Mucho más que una revista

La realidad es que 'Playboy' nunca ha sido solo una revista sembrada de imponentes chicas desnudas. En sus páginas se publicaron 'Fahrenheit 451', de Ray Bradbury, los cuentos de Margaret Atwood, entrevistas en profundidad de Jimmy Carter y Martin Luther King Jr., o apuntes de Gay Talese.

En cualquier caso, y pase lo que pase, es probable que el legendario Hugh (Chicago, 1926) ni se despeine. El precursor del erotismo gráfico amasa una fortuna resultado de todos los productos que se comercializan a lo largo y ancho del planeta con su famosos conejito. Hefner, cuya leyenda comenzó a escribirse en 1953, cuando fundó la revista después de que los directivos de 'Esquire' le negaran un aumento de cinco dólares en su sueldo, es un nonagenario con muy buen aspecto y una mujer guapa sesenta años más joven dispuesta a mimarle. Será su heredero, al frente de su más polémica y perfecta criatura, el que decida su futuro. Por cierto, si a alguien le interesa, la modelo Elizabeth Elam abrirá la nueva temporada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate