Diario Vasco

La labia de la mejor actriz de Hollywood

La labia de la mejor actriz  de Hollywood
  • Meryl Streep une a su talento en la pantalla la persuasión de los grandes oradores. Su arremetida contra Trump lo prueba

Meryl Streep, la gran dama de Hollywood, a quienes muchos consideran la mejor actriz viva, tiene el don de la elocuencia. Su discurso en la ceremonia de entrega de los Globos de Oro para recibir el premio Cecil B. de Mille en reconocimiento a su carrera fue uno de esos que dejan sin pestañear al auditorio. Su diatriba contra el presidente electo de EE UU, Donald Trump, al que se refirió siempre sin citarlo expresamente, concitó la ira del magnate, que la tildó de intérprete «sobrevalorada» y «lacaya» de Hillary Clinton. En una cosa tiene algo de razón Trump: la actriz es una leal amiga de la exsecretaria de Estado, aunque Streep no necesita humillarse para expresar su admiración hacia la que fue candidata demócrata.

¿Quién es esta mujer respetada que ha hecho causa común con los extranjeros y que dice sentir vergüenza por un potentado que se ríe en la cara de un periodista discapacitado? A sus 67 años, Meryl Streep no se arredra ante los ataques del histrión que residirá en la Casa Blanca. Con 19 candidaturas a los Oscar y ganadora de tres estatuillas, la personalidad de la actriz trasciende los estudios de rodaje. Es una firme defensora de la igualdad de género en una industria, la del cine, dominada por los hombres.

Simpatizante del Partido Demócrata, Meryl Streep es el reverso de Clint Eastwood, un cineasta conservador que apoya a Donald Trump. Pese a las desavenencias políticas, los dos son amigos y se reprenden mutuamente por su comportamiento en las urnas.

Con ascendentes alemanes, Streep nació en una familia acomodada. Su madre era una editora y su padre un ejecutivo de la industria farmacéutica. Quizá debido a esos ancestros variopintos Meryl Streep descuella por la destreza en imitar acentos extranjeros.

En ese Hollywood en el que las bodas y los divorcios se amontonan como aludes en la nieve, la reina del celuloide está casada desde hace 38 años con el escultor Don Gummer, con quien ha tenido cuatro hijos: el músico Henry Wolfe y las actrices Grace, Louisa y Mamie Gummer, que han heredado los rotundos rasgos faciales de su madre. Antes de conocer a su marido estuvo unida al actor John Cazale, quien murió de cáncer a la temprana edad de 43 años. La vulnerabilidad que destilaba entonces Streep fue aprovechada por Robert Benton, el director de 'Kramer contra Kramer' (1979), para explotar todo el talento de la actriz. Gracias a esta película conquistó su primer Oscar, al que le siguieron otros dos galardones por 'La decisión de Sophie' (1982) y 'La dama hierro' (2011).

Al margen del cine, la estrella tiene un especial olfato para los negocios. Entre sus numerosas inversiones destacan un restaurante en Washington, el Fat Streep Burger, y un equipo de fútbol americano, el Summit Angels. La revista 'Forbes' cataloga a Meryl Streep como una de las mujeres más poderosas del mundo. No en balde figura en la lista de las cien celebridades de Hollywood mejor pagadas. Sus ganancias sobrepasan los 10 millones de dólares anuales (casi 9 millones de euros).

Ningún desafío le desborda. Prueba de ello es que aprendió a tocar el violín en ocho semanas para participar en la película 'Música del corazón'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate