Diario Vasco

'Pesadilla en la cocina': Chicote se rinde en Zamora

Escena de Pesadilla en la cocina, con Chicote en acción
Escena de Pesadilla en la cocina, con Chicote en acción
  • Sole, la jefa, desespera a Chicote hasta tal punto, que por primera vez en 'Pesadilla en la cocina' abandona sin concluir su trabajo

  • La red se llena de críticas, memes y mofas durante la emisión del programa: «Soledad no necesita a Chicote, necesita a un exorcista»

Pesadilla en la cocina más tenso que nunca esta semana. El Zamora podría haberlo tenido todo para funcionar. Bien ubicado en una céntrica zona de la ciudad, a los ojos de un simple espectador no necesitaba más que un pequeño empujón para tirar para adelante. Pero el intento de Chicote por reflotar el establecimiento ha terminado haciendo honor al nombre del programa y se ha convertido en una auténtica 'Pesadilla en la Cocina'.

Por primera vez en la historia del progama el 'chef' ha tirado la toalla y ha decidido abandonar antes de concluir el trabajo que normalmente hace al frente del espacio. ¿El motivo? Ni el lamentable estado de conservación de los alimentos, ni un mobiliario que, literalmente, se caía. Fue la actitud de Sole, la jefa, la que acabó desesperándolo.

Incapaz de encajar las críticas, según aseveró Chicote, Sole mostró un comportamiento despótico ante las cámaras que incomodó al equipo de 'Pesadilla en la cocina'. Los gritos constantes, las amenazas - «¿Qué quiéres que te pegue una ostia?»- e incluso un conato de despido, no auguraban nada bueno. Sole se quejaba de empleados icompetentes y de tener que asumir una sobrecarga de trabajo que la tenía agobiada. Veinticinco empleados en tres meses eran las cifras que, presuntamente, avalaban sus palabras. Pero la argumentación se volvió en contra cuando quedó reflejado en la pequeña pantalla que el problema era su intratable carácter.

Mientras los empleados insinuaban que la jefa les racaneaba recursos -«sólo tenemos aceite de girasol para cocinar y nos riñe si usamos mucho» -, Chicote se afanaba en hacer comprender a Sole que el verdadero problema del Zamora era el malestar que generaban sus gritos. Pero ella no supo asumir ninguna de las flaquezas que Chicote trató de hacerle ver en 'Pesadilla en la cocina' y, simplemente, siguió gritando y echando la culpa de su presunta propia incapacidad a todos los demás. O, eso, al menos, es lo que se vio por la tele.

La red no tardó en explotar con el comportamiento de la jefa del Zamora, la primera en lograr que Chicote y 'Pesadilla en la cocina', se vayan.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate