Diario Vasco
Piden dos años de cárcel para Borja Thyssen  por evasor fiscal

Piden dos años de cárcel para Borja Thyssen por evasor fiscal

  • La Fiscalía de Madrid reclama al hijo de la baronesa 1,2 millones de euros como multa por no pagar los impuestos de exclusivas que le reportaron 1,4 millones

Por favor, por favor... No me hagáis fotos. Para Hacienda vivo en Andorra». Borja Thyssen adivinó sus problemas futuros aquel 21 de mayo del pasado año cuando unos paparazzi le pillaron llegando de noche a su tríplex del elegante barrio barcelonés de Sarriá en compañía de su mujer, Blanca Cuesta, y sus cuatro hijos. Al día siguiente, toda la familia emprendía el regreso a su 'exilio' fiscal de Andorra. El hijo de la baronesa Thyssen lleva casi una década jugando al gato y al ratón con la Hacienda española respecto a la sede de sus tributos. Esa juego se ha terminado y el ratón resultó ser él.

Alejandro Borja Thyssen-Bornemisza Cervera, de 36 años, se sentará en el banquillo para enfrentarse a una petición del fiscal de dos años de prisión y sanción económica de 1,2 millones de euros (entre multa y responsabilidad civil) por un supuesto delito fiscal de 2007. Durante ese año el acusado percibió 1,4 millones procedentes de la venta de exclusivas y reportajes a la revista '¡Hola!', en virtud del contrato firmado el 7 de agosto de 2007. Para eludir cualquier tipo de tributación por las rentas obtenidas con la cesión de derechos de explotación de su imagen, Borja Thyssen utilizó para el cobro de dichas cantidades la entidad Gobrach LLC, domiciliada en Las Vegas (Nevada), y la cuenta bancaria de la entidad Andbank Grupo Agricol Reig, de la que era titular. El hijo de Tita Cervera, la baronesa Thyssen, no presentó el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) pese a que durante dicho año residió más de 183 días en territorio español, según la Fiscalía de Madrid.

Madrid, Barcelona, Andorra

En los llamados 'papales de Panamá', paraíso fiscal utilizado por miles de firmas de todo el mundo, se filtró el pasado mes de abril el nombre de Borja, que usó los servicios del conocido despacho de abogados Mossack Fonseca para registrar en Las Vegas la Gobrach LLC en diciembre de 2006. Los inspectores antifraude tenían claro que la sociedad 'pantalla' de Nevada se utilizaba para manejar las cuentas de Andorra.

Pero esa supuesta 'arquitectura' de evasión fiscal complicó la vida familiar del matrimonio Thyssen-Cuesta incapaces de adaptarse a las estrecheces de Andorra. Ni siquiera el esfuerzo de su madre, Tita Cervera, que compró una mansión en el Principado, les hizo más grata la estancia. Andorra exige también una residencia de al menos 90 días al año para ser residente fiscal. Así que la familia al completo se ha sometido a un permanente peregrinar entre sus casas de Madrid, Barcelona y Andorra. Y han dejado pistas por todas partes como sus contratos con empresas de seguridad en España o alguna tarjeta de crédito que confirma su presencia en Madrid, Barcelona e Ibiza.

Borja se equipara de esta forma con su madre. Carmen Cervera no pudo justificar su residencia fuera de España entre 2007 y 2011 y tuvo que pagar dos millones de euros del IRPF tiempo atrás.

La baronesa ha mantenido serios tiras y aflojas con el ministro Cristóbal Montoro a cuenta de las actuaciones del Ministerio de Hacienda. Y en el trasfondo de estas tensas relaciones siempre aparece la posibilidad de llevarse a otro país su colección privada de cuadros (400 lienzos valorados en unos 700 millones de euros) que Tita tiene cedida al Estado de forma gratuita.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate