Diario Vasco

INDIGNADOS

Por si no hubiera bastantes indignados en este país, ya tenemos a dos más. Pero que Pablo Iglesias no se emocione... Estos son indignados de clase business y mochila de Louis Vuitton. Isabel Preysler y Vargas Llosa han manifestado su indignación desde Filipinas, país que están recorriendo por todo lo alto este otoño (no iban a quedarse aquí a setas pudiendo estar allí a Rolex). Y su enfado es monumental. La razón: el reportaje publicado en la revista 'Interviú' según el cual la viuda de Boyer le habría sacado una rentabilidad de dos millones y medio de euros a su romance con el premio Nobel.

No sé a qué viene el cabreo. Que Isabel haya percibido semejante suma gracias a las exclusivas y actos promocionales que ha realizado en el año y medio que lleva saliendo con el insigne escritor dice mucho de su prodigiosa habilidad para cebar la curiosidad ajena... Y dice más aún de la rendida fidelidad de sus miles de seguidores capaces de 'comprar' todo lo que diga o haga. Cuando hay marcas comerciales dispuestas a pagar una fortuna a esta mujer de 65 años (sin oficio pero con gran beneficio) simplemente por posar y soltar cuatro lugares comunes es que saben que su impacto publicitario es inmenso.

Sospecho que cobra más Isabel por tres minutos de declaraciones insulsas ante la prensa del corazón que Vargas Llosa por una elaborada conferencia de hora y media en un prestigioso foro internacional. Tal vez esto sí debería indignar al escritor y no el hecho de que a su novia la saquen en 'Interviú'. Porque, a ver, él, tan lúcido y analítico, ¿se ha parado a pensar cuál es el talento que ha convertido en millonaria a Isabel Preysler? Cuando él la conoció, y de esto hace años, ya era reconocida como la reina de corazones. No reina de la literatura ni de la moda ni de las artes escénicas ni de la banca ni de la empresa textil. En el Wall Street donde ella impera lo que cotiza es ni más ni menos que la intimidad. Así que sí, Preysler como producto publicitario de sí misma ha subido muchos enteros en la Bolsa del Corazón desde que sale con Vargas Llosa. Muchos más que si se hubiera quedado en casa llorando su viudedad. Y es normal que eso se refleje en su cuenta corriente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate